Alegatos finales en el juicio por tortura y muerte en la U9 de Neuquén

Se trata del proceso que investiga el fallecimiento del interno Argentino Pelozo Iturri. 15 penitenciarios fueron acusados del hecho.



1
#

Las audiencias del juicio han sido acompañadas por organizaciones sociales.(Foto: Archivo Yamil Regules.- )

En su etapa final, los alegatos acusatorios por el juicio en el que se investiga la muerte de Argentino Pelozo Iturri cuando era un interno de la, ahora, ex unidad penintenciaria N° 9 de Neuquén, se programaron para hoy. La querella penitenciaria comenzó a las 8 y la fiscalía federal alegará a las 14.

Los acusados son 15 penitenciarios acusados de torturas seguida de muerte, entre los cuales se encuentra el celador, los agentes de la requisa, el enfermero del penal, el médico de la ex U9, el jefe de Seguridad interna y quien fuera el director y el subdirector de la ex U9.

Quien fuera el jefe regional de la zona Sur de los penales federales también fue acusado por omisión de denunciar la tortura y la presunta complicidad en el encubrimiento.

Se trata del inspector general Gabriel Grobli, que en 2008 llegó desde La Pampa al penal tras la muerte del interno, ordenó sumarios y dio órdenes que a entender de la acusación, tendieron a ocultar la muerte violenta de Pelozo Iturri.

Te puede interesar | Torturas en la U9: declaró desde otro edificio porque aún tiene miedo

Los imputados son, Carlos Roberto Vergara, Orlando Horacio John, Angel Pablo Muñiz, Javier Elix Pelliza, Pablo Sepulveda, Jose Lorenzo Retamal, Juan Carlos Heredia, Jose Walter Quintana,

Miguel Angel Carrilao, Daniel Ulisews Romero, Daniel Ricardo Huenul, Héctor Ledesma, José Roberto Sosa, Mario Leiría y Grobli.

Penitenciarios y sus familias presenciaron la mayoría de las audiencias de este juicio.

Cuando los testigos principales mueren misteriosamente

Argentino Pelozo Iturri murió cuando estaba en custodia en la ex U9 de Neuquén.

Fue el 8 de abril de 2008 y el juicio tardó 10 años en llegar a debate, entre otras circunstancias, porque inicialmente la muerte del interno fue consignada como “muerte súbita”.

Pelozo Iturri venía trasladado de Ezeiza en un procedimiento que en el juicio se reveló como irregular, ya que el viaje se llevó a cabo a escondidas del juez que tenía a cargo la ejecución de su condena.

Según revelaron algunos internos durante las audiencias, Pelozo Iturri era un testigo presencial en una causa de muerte de un interno en Ezeiza a manos de penitenciarios. Ese proceso aún no llega a debate.

En el caso de su propia muerte, el interno que presenció la paliza en la ex U9 de Pelozo Iturri, Luis Abella, murió apuñalado en un descampado de Buenos Aires ni bien logró la libertad.

Te puede interesar | En 2019 sentenciarán a penitenciarios acusados de torturas seguidas de muerte

La estadía en unidades federales de ese testigo protegido se vio prolongada más allá de la condena que tenía por una causa interna, que luego en juicio que se desarrolló en Buenos Aires, se demostró que había sido “inventada”.

En este proceso declararon como testigos protegidos la mayoría de los internos que compartieron pabellón o instancias de traslado de Pelozo Iturri. También fue importante enla acumulación de la prueba la declaración de internos que ya cumplieron su condena, y que igualmente manifestaron su temor al declarar pese a estar en condicion de libertad.


Comentarios

Alegatos finales en el juicio por tortura y muerte en la U9 de Neuquén