Independiente venció a Alianza por penales y es el campeón de la Copa Neuquén

El Rojo derrotó al Gallo por penales tras empatar 0 a 0 en Centenario. En un 2019 duro con dos descensos, cambió su imagen y volvió a ganar un título local después de 14 años. Arregui fue el héroe al atajar dos remates en la tanda final.



Los jugadores del Rojo festejaron junto a su hinchada. (Foto: Yamil Regules)

Los jugadores del Rojo festejaron junto a su hinchada. (Foto: Yamil Regules)

El 2019 será recordado como un año extraño para Independiente de Neuquén. Una temporada que parecía ser pesadillesca cerró con un nuevo título que ilusiona de cara al futuro.

Así como quedará marcado a fuego por los descensos en Federal A y Lifune, también puede llegar a ser un punto de inflexión para lo que viene. 

El Rojo venció en la final a Alianza, 3 a 1 en los penales, y rompió una racha de catorce años sin títulos a nivel local.

Además alcanzó al Celeste en la tabla de campeonatos histórica con catorce conquistas.

El partido decisivo se disputó en el Gigante del Barrio Sarmiento de Centenario ante un buen marco de público de ambas parcialidades. Se estima que hubo más de 2500 personas en la cancha y es importante destacar que no hubo que lamentar ningún hecho violento.

El encuentro, como suele ser en estos casos, fue trabado y con pocas emociones. Independiente dominó en la mayor parte del encuentro pero le costó generar ocasiones claras.

Alianza estuvo bien parado en los primeros minutos e incluso estuvo más cerca del área rival en ese tramo. A partir del desequilibrio de su enganche Alfredo Armoa. Sin embargo, ese comienzo auspicioso se diluyó y el Gallo se fue replegando con el correr de los minutos.

El equipo de Guillermo Doglioli posicionó a sus laterales bien arriba, aprovechando que su rival no lo presionó alto.

A los 3’ casi abre el marcador por una asistencia de cabeza de Joan Artaza que Eber Ramírez empujó en offside.

A los 26’ Daniel Rodríguez anticipó a Leonel Bravo y casi convierte. Cuatro minutos después, en el mejor momento de los capitalinos, Alan Vivanco definió por arriba del travesaño tras una buena acción colectiva.

A seis del cierre de la primera mitad empezó a ser protagonista el árbitro Guillermo Martín. El juez expulsó al volante de Alianza Daniel Salazar por un supuesto golpe en el rostro de Vivanco. El jugador del Celeste juró que solo fue un forcejeo y dejó la cancha con mucha bronca.

El hombre menos obligó a Armoa a bajar de doble cinco y en el entretiempo Pehuén Páez puso a Fernando Basualdo.

De todas maneras, el Rojo no sacó provecho de esa situación ya que a los 5’ del complemento vio la roja Vivanco, luego de un tumulto en la que empujó a un par de rivales.

A los 12’ los de Cutral Co reclamaron un penal sobre Axel Carmona, en una jugada muy fina.

Aunque ambos quedaron con diez, Independiente siguió con el dominio territorial pero, al fin y al cabo, inofensivo. Solo estuvo cerca a través del juego aéreo y se encontró con la seguridad de Bravo.

El Gallo casi lo gana en la última a través de un remate de Alejandro González que fue interceptado por Artaza.

Antes de los penales, el Celeste tuvo una razón más para desatar su enojo sobre el árbitro Martín. El sorteo había marcado que se ejecute la tanda con el público de Alianza atrás. La caída de un petardo hizo cambiar de opinión al juez que decidió mudar la definición al otro arco.

Desde los doce pasos, Independiente hizo mejor las cosas. Ceferino Arregui fue fundamental a atajar los tiros de Federico Panei y Darío Villagra. Bravo hizo su parte al contener el remate de Eber Ramírez. 

Arregui estuvo sólido en la tanda, atajó dos remates y sus compañeros se lo reconocieron.

Matías Takara hizo el único tanto del Gallo, mientras que Facundo Dehais, Juan Ruiz y Emiliano Doglioli convirtieron para el Rojo. El destino quiso que el hermano del entrenador anote el último penal y brinde un desahogo que el club necesitaba.

Emi Doglioli picó el último penal y desató los festejos.

Después de tocar fondo, la reconstrucción de Independiente parece haber empezado ayer. Tras numerosas caídas solo queda levantarse y crecer. Romper la sequía de catorce años puede ser el punto de partida.

La Copa Neuquén, por primera vez en manos de Independiente.

Comentarios


Independiente venció a Alianza por penales y es el campeón de la Copa Neuquén