Análisis: los escenarios posibles



Río Negro tiene dos escenarios posibles. El fallo de la Corte, con su inapelable mandato judicial, dejará uno en pie para un nuevo armado institucional y político.

La habilitación de la candidatura de Weretilneck significará un impulso político para Juntos pero, esencialmente, representará una fuerte adversidad para el FpV, que centró su campaña en el proceso judicial.

En cambio, la desdicha política abrazará al oficialismo si la Corte -como pronostican desde Capital Federal- sepulta la pretensión del gobernador. Weretilneck deberá resolver este fin de semana su reemplazo.

El instalado vaticinio de un fallo negativo pudo -posiblemente- prepararlo para las difíciles horas por venir si llega ese momento tan temido. ¿Habrá servido este período de temple emocional y de análisis del plan B? Su inmediata reacción será decisiva para el éxito o fracaso oficialista.

Analizó opciones de recambio, que Weretilneck -insistentemente- silenció, aferrado a la ilusión de que los pronósticos fallen.

Esa esperanza se limita a que el tribunal acepte que, en definitiva, la interpretación del artículo 175 es una cuestión provincial, convalidando así la habilitación del STJ a su postulación. Hoy se sabrá si ocurre ese suceso asombroso.

Algunos allegados, pocos, se animaron a la pregunta incómoda. La respuesta no se modificó de sus dichos públicos. “No hay plan B”.

Si la Corte lo impone, el relato promueve a la candidata a vice, Arabela Carreras, u otro incondicional, ideando un esquema donde Weretilneck siga liderando la campaña y se proyecte su continuidad gubernamental (posiblemente una pensada Jefatura de Gabinete). Su propósito electoral: la contención del votante del gobernador, que hoy -según sus sondeos- es mayoría frente al caudal del FpV. Esta oposición -ciertamente- no se consolida.

La sentencia requerirá, en lo político, también inapelables evoluciones para triunfadores y perdedores.


Comentarios


Análisis: los escenarios posibles