Vínculo emocional, ¿pueden somatizar los animales?

Suelen “captar” las emociones y también pueden presentir enfermedades o duelo de los humanos. Una veterinaria de Choele Choel nos explica.





En todo el trayecto de vida, los perros y gatos presentan diferentes grados de dependencia, sumisión, mimetización y obediencia, entre otras características. Al igual que los seres humanos, con la diferencia que, en las personas a cierta edad, se produce la separación del núcleo familiar donde cada individuo logra su independencia, por ejemplo, cuando los hijos se van de casa.
En el caso de los animales de compañía, la dependencia es permanente, llegando a ser niños eternos, que siempre están necesitando de nuestros cuidados para subsistir, siendo nosotros sus tutores responsables de por vida.

Irupé es la perrita que ilustra la nota de hoy, junto a su tutora Silvina

“Son especialistas en detectar, transformar y absorber las emociones de sus tutores”

Silvina Busson. MP CVRN Nº 814, med. vet. Choele Choel

Estos animales ocupan un lugar preponderante dentro de la familia humana, considerados en la mayoría de los casos como un hijo más , además de llenar el vacío de la soledad.
Según la médica veterinaria Silvina Busson -docente de la carrera de Medicina Veterinaria de la UNR, de Choele Choel- “son amigos incondicionales que siempre nos escuchan dispuestos a prolongar nuestra imagen y a mimetizarse con nuestra forma de ser, para satisfacer la necesidad que tenemos los humanos de identificarnos con nuestras posesiones”.

Irupé acompaña en todo momento a su tutora


“Ellos absorben como una esponja las emociones negativas o positivas del núcleo familiar y somatizan según su idiosincracia”, explicó y también agregó que, “en menor porcentaje de ocasiones, padecen afecciones similares o iguales a las de los humanos con los que conviven”.
Por esta razón, continuó la Silvina Busson, “cuando los animales llegan a consulta, sea por una patología o por un comportamiento es importante que el profesional tenga en cuenta el entorno que rodea al animal. Ahí está la base de todo”, señaló.

Irupé es una perrita adulta de 13 años


Busson también afirma que los animales, no solamente “captan” las emociones, también pueden presentir la enfermedad o duelo de sus humanos. Son “especialistas” en detectar las emociones de sus tutores, tranformarlas y absorberlas. “Es a lo que llamo órgano externo de somatización”, indicó la profesional a Río Negro.

¿Qué es el órgano externo de somatización?
Existen estudios universitarios, descripto por psicólogos en conjunto con médicos veterinarios que lo explican como el “sistema de válvula- síntoma”, un elemento del sistema que expresa la patología familiar o la del único ser humano con quién convive, haciéndose cargo de las emociones o conflictos ajenos y pudiendo llegar a somatizar. El “niño eterno” es como una esponja al ser un gran receptor de todas las emociones y energías en la familia, por consiguiente, ante la consulta, requiere un estudio en relación al núcleo familiar. Los perros y gatos pueden ser muy sensibles a los conflictos que surgen en el seno familiar y sin comprender que nada tienen que ver con el problema.

Los animales suelen ser una «esponja» para absorver las emociones de las personas


En conclusión, siempre debemos tener en cuenta la multiplicidad de factores involucrados o en juego.
Todas las patologías están relacionadas con ellos y el entorno familiar donde se desarrolla, además de recordar que cada miembro de la familia es un “elemento del sistema”, donde en ocasiones puede ser la causa de la enfermedad, que padece el animal, concluyó la experta.

RECOMENDACIONES:

-Es importante no “humanizar” a los animales demasiado con su domesticación y seguir apartándolos de sus orígenes y especie. “El perro es perro, el gato es gato y los humanos, somos humanos”, respetando el orden biológico.
-Reconocer la influencia del nucleo familiar en la salud de los animales y tomar las medidas pertinentes que promuevan la armonía de todos sus miembros.
-Realizar controles anuales y a conciencia buscar la consulta Veterinaria Homeopática, Etológica y Terapias Alternativas.
-Humanizar a perros y gatos va de la mano con un particular instinto por sobreprotección y pueden desarrollar comportamientos de agresividad o destructivos, problemas de socialización, ansiedad, nerviosismo e incluso pueden tener repercusiones físicas como sobrepeso, dermatitis atópicas, entre otras.


Galería de Adopciones



Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Vínculo emocional, ¿pueden somatizar los animales?