ARA San Juan: “No mueven un pelo para saber la verdad”, dijo el hermano de Toconás

Miguel se sumó al reclamo nacional por la desaparición del submarino, tras la caída de la licitación del equipo de búsqueda.



#

Miguel se sumó a la medida, junto a otros familiares de los submarinistas.(Foto: Gentileza )

Nada consuela a la familia Toconás, que espera y exige que continúe la búsqueda como las otras 43 familias de los submarinistas del ARA San Juan, del que nada se sabe desde el 15 de noviembre del año pasado.

Miguel Toconás, uno de los hermanos de Mario quien iba en el ARA San Juan, desde la semana pasada está en Buenos Aires participando de la manifestación que hacen los familiares que permanecen encadenados en las puertas de la Casa de Gobierno.

“Me sumé con ellos, necesitaba venir, por los 44, los familiares somos la voz de ellos” señaló desde Capital Federal el joven agente de la policía rionegrina a “Río Negro”.

Contó que a mitad de semana mantuvieron una reunión con el Ministro de Defensa, Oscar Aguad. “Al principio de la reunión nos mandaron al jefe de la Armada, pero pedimos que queríamos hablar con Aguad, él es el que tiene que respondernos”, acotó.

El ministro les informó que se había caído la adjudicación con la empresa que iba a buscar el ARA San Juan, y de ahora en más quedará en manos la licitación de la Armada.

Les explicaron que la licitación se cayó porque la empresa española que había ganado no cumplía con los requisitos e ítems pedidos. “Hay que empezar de nuevo, quieren hacer una nueva licitación”, añadió angustiado Miguel.

“Siento bronca e impotencia, es frustrante ver que mi hermano y el resto no están, no mueven un pelo para saber la verdad” señaló Toconás.

Te puede interesar: Las últimas novedades del ARA San Juan, a seis meses de su desaparición

El martes los familiares se reunieron con dos submarinistas, compañeros de los 44, que se bajaron antes del viaje del submarino y “esperábamos que dijeran algo concreto, se ve que hay mucho atrás. Nos dijeron que se sienten impresionados, que compartieron mucho y en la reunión nos pusimos muy mal, pero no agregaron nada”, acotó.

Ese encuentro estaba cargado de ilusiones porque en la sed de encontrar respuestas a los interrogantes, querían saber como estaba el submarino por ejemplo y, en definitiva, fueron de las últimas personas que estuvieron con sus familiares antes de salir a Ushuaia, al últimmo viaje.

“Fue duro, las declaraciones nos dolieron un montón, las declaraciones no respondieron a muchas preguntas que no tenían conocimiento, hay mucho detrás de todo esto”, sostuvo el hombre.

Toconás junto a otros familiares participa del encadenamiento en las rejas frente a la Casa Rosada. “Estamos todos juntos con las familias”, dijo y un momento de tensión que vivieron fue cuando apareció el director de espacios públicos les dijo que de manera pacífica se retiren “por suerte lo divulgamos y vino gente y nos acompañó y no paso nada”.

Miguel con tono entrecortado expresó una y otra vez que el gobierno nacional tiene la facultad de salir a buscar y que los funcionarios nunca se pusieron en el lugar de la familia. “No saben como es convivir con este dolor, si me hubiese pasado a mí mi hermano estaría acá pidiendo también, quiero darle respuestas a mis sobrinos, que paguen todos los que tengan que pagar”, concluyó.


Comentarios


ARA San Juan: “No mueven un pelo para saber la verdad”, dijo el hermano de Toconás