Argentina ganó, pero guardó belleza para Atenas

Fabricio Oberto fue el mejor ante Angola en el inicio del torneo "Diamond Ball" que se disputa en Belgrado.



A medida que se acerca a tierras griegas, el equipo argentino mejora su imagen. Es candidato a lograr una medalla en los Juegos Olímpicos y por eso las derrotas en casa habían puesto muchos interrogantes. Sin embargo, el equipo de Rubén Magnano debutó en Europa y lo hizo de la mejor manera, porque venció a Angola, por 67-63, en el arranque del “Diamond Ball”.

Es cierto que no brilló y que repitió errores, pero cuando se logran triunfos, la historia toma otro color y los ánimos levantan.

El encuentro se disputó en el “Arena” de Belgrado, Serbia y Montenegro, y la gran figura del elenco albiceleste fue el pivote Fabricio Oberto (14 puntos, 6/9 en dobles y 2/4 en libres, en 23 minutos de juego). Además, colaboró con 7 rebotes y regaló una asistencia.

Los otros puntos positivos llegaron desde la base. Sin dudas, los armadores fueron los más flojos en los anteriores amistosos, pero ayer Alejandro Montecchia y Pepe Sánchez arrimaron al nivel que mostraron en el Mundial de Indianápolis, cuando resultaron piezas vitales para el subcampeonato.

El que no rindió como acostumbra fue “Manu” Ginóbili, quien sólo anotó dos puntos y se cargó de faltas personales. De todos modos, es el líder del equipo y su sola presencia inquieta a los rivales. De los 12 jugadores que integran el plantel, el único que no hizo su ingreso al partido fue el escolta Hugo Sconochini, quien no está al cien por ciento.

Por momentos, el seleccionado argentino se mostró superior al de Angola y sacó una amplia diferencia, pero también exhibió varios momentos de desconcentración, los cuales fueron bien aprovechados por el campeón africano.

Para describir desde las estadísticas algo de lo sucedido en el campo, por ejemplo la Argentina encestó sólo 5 de los 27 (19 por ciento) intentos de triple que realizó durante el juego, y que sus jugadores visitaron la línea de tiros libres en 17 oportunidades, encestando apenas 8.

Mañana desde las 13 (hora Argentina), el seleccionado afrontará su primer compromiso serio de toda esta etapa preparatoria, porque enfrente tendrá al campeón europeo: Lituania. (DyN/AN)

La versión “mini” inspira confianza

Varios estrellas se borraron, pero el Dream Team que irá a los Juegos Olímpicos de Atenas es muy confiable. Se trata de una versión “mini”, con un promedio de edad de 23 años, pero que igual está en condiciones de pintarle la cara a cualquiera.

Ayer, en Jacksonville (Florida), el equipo estadounidense orientado por el veterano Larry Brown dio una demostración de básquet, por momentos reguló y le ganó a Puerto Rico, por 96-71.

En los primeros seis minutos del juego, disputado ante 17.000 espectadores, los puertorriqueños perdían por 15-1 y los locales nunca cedieron una ventaja de al menos 10 puntos en el marcador.

En el conjunto centroamericano jugaron Daniel Santiago y Carlos Arroyo, ambos en la NBA y el veterano Piculín Ortiz, pero no pudieron hacer nada ante la categoría de los mejores del planeta.

Lo mejor del encuentro se vio en el último cuarto, cuando los estadounidenses deleitaron con jugadas de lujo, pases eléctricos y canastas espectaculares, de la mano de los “suplentes” Carmelo Anthony, Lamar Odom, Carlos Boozer y Emeka Okafor.

El último de la lista llega es el colado del equipo y aún no jugó en la NBA. Será la gran figura de Charlotte, que esta de vuelta. Con el y varios pibes, apenas se alcanza el promedio de 23 años, muy lejos de los 29 que tenía el conjunto de Barcelona 92, con algunos “nenes”, como Larry Bird, Magic Johnson y Michael Jordan. (DPA/AN)


Comentarios


Argentina ganó, pero guardó belleza para Atenas