Argerich cambió de escenario por un paro en el Colón



Una medida de fuerza realizada ayer por los trabajadores del teatro Colón en reclamo de mejoras salariales provocó la suspensión de un concierto de la pianista Martha Argerich, quien debió trasladarse a otra sala pese a la intención del Gobierno para que se solucionara el conflicto.

La disputa gremial, que lleva más de siete meses, tuvo su punto culmine ayer a la tarde, cuando los trabajadores decidieron hacer “quite de colaboración”, y la artista y el secretario de Cultura porteño, Gustavo López, se presentaron en el teatro para evitar la suspensión del concierto.

Argerich junto a algunos músicos llegaron minutos antes de las 17 a las puertas del Colón, en donde intentó, sin éxito, ingresar a la sala para ensayar, mientras la dirección del teatro anunciaba que el concierto se suspendía por las medidas de fuerza de los trabajadores.

La decisión de no acudir a trabajar “estaba tomada por el gremio desde el sábado” pasado, informó el Colón, por lo que la escenografía no se pudo preparar y se determinó, a última hora, completar el programa en el Coliseo. Gustavo López, entre la artista y los trabajadores, intentó en vano solucionar el conflicto para evitar una postergación del concierto, y defendió la negociación paritaria que se llevaba a cabo en la secretaría del Hacienda.

El concierto fue trasladado al teatro Coliseo de esta Capital y se realizó a partir de las 21.30, una hora después de programado.

En tanto, la administración del Colón comenzó ayer a la tarde a devolver a los espectadores el dinero pagado por las entradas. Si bien Argerich insistió en completar el encuentro en el histórico teatro, la dirección Escenotécnica, informó que como “no se pudo realizar el montaje del escenario, tarea que se prepara con un día de antelación”, era imposible su realización. La artista argentina tocó junto a la Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar, dirigida por Gustavo Dudamel, y a las pianistas Lilya Zilberstein y Polina Leschenko. (Télam)


Comentarios


Argerich cambió de escenario por un paro en el Colón