“Las Grutas, tierra de nadie”



Otra temporada en la que no alcanza el agua y son un desastre las cloacas, la energía eléctrica, la seguridad… ¡Seguimos con la vizcachera! –perdón, con la comisaría, indigna como lugar de trabajo–. Si Horizonte cumpliera su trabajo la habría clausurado. Nuestro hospital, desbordado en invierno, no recibió los habituales refuerzos médicos para el verano. ¿La ministra veranea en Monte Hermoso? ¿Y el de Turismo dónde está? Éste es el segundo centro turístico de la provincia y los ministros nos tienen abandonados, pero eso sí: ¡cobran sobresueldos! El gobernador, como patrón de estancia, impone sus propios candidatos en la interna partidaria. Yo, radical que no come vidrio, lo entendí así: el Miguel, en su acuerdo K, arregló destruir el partido radical como único camino para que el PJ triunfe en Río Negro. El hombre cumple con los K, no con quienes lo votaron. Porque… ¿quién supo que alguna vez la patria se lo demande? Y Dios parece que tarda tanto como la Justicia rionegrina. ¿Estaré equivocado? Roberto Amílcar Márquez, DNI 4.534.074 – Las Grutas


Comentarios


“Las Grutas, tierra de nadie”