Aseguran que el satélite Pehuensat cumplió con todos los objetivos



#

Docentes y alumnos explicaron que el satélite es el único que emite mensajes en español.

NEUQUEN (AN).- “El Pehuensat es un éxito total, cumplió con el 100% de sus objetivos”, afirmó ayer el director del proyecto Jorge Lässig a través del cual la Universidad Nacional del Comahue puso en órbita al pequeño satélite que habla en español.

El satélite fue construido por docentes y alumnos de la universidad y esta semana cumplió una semana en el espacio.

El pequeño satélite, que fue lanzado desde La India junto a otros tres transmisores, es el primero en ser construido por una universidad nacional argentina y el único del mundo que emite un mensaje sonoro en español.

“Esto no es sólo un éxito para este grupo, ni para esta universidad sino para todo el sistema educativo público del país”, destacó la rectora Teresa Vega.

El nanosatélite circula por el espacio exterior a una velocidad de 1,78 grados por segundo, por lo cual cada 90 minutos recorre la circunferencia del planeta. A su vez, cada tres minutos completa su rotación por lo que la captación de su mensaje se ve periódicamente interrumpida.

“El satélite gira desbalanceado, aleatoriamente, por la característica de estar adherido a un cono del cohete que lo envió al espacio”, explicó Lässig en una exposición brindada ayer en el auditorio de la facultad de Ingeniería de la UNC.

A lo largo del mes que el Pehuensat lleva en el espacio su mensaje ha sido captado en más de una veintena de países como Taiwán, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Alemania, Canadá, Portugal y México. En nuestro país la señal ha sido captada por radioaficionados de Neuquén, Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Mendoza, Tucumán y Corrientes.

“Este es nuestro embajador del español y de la Patagonia porque además de ser uno de los pocos satélites que emite voz grabada también es el único que habla en español”, destacó Lässig.

Uno de los desafíos centrales del diseño, armado con materiales tradicionales y de bajo costo, era mantener estable la temperatura interna del satélite de manera que no se enfriara tanto como para anular las baterías ni se calentara más allá de los 70 grados, condición que pone en peligro a los procesadores.

“En este mes el satélite ha registrado una temperatura promedio de 20 grados, siendo la mínima de 6 y la máxima de 38”, explicó el encargado del área de electrónica del diseño, Jorge Quiroga.

El Pehuensat fue construido por 33 alumnos de la carrera de Ingeniería de la UNC y contó con la colaboración de 13 docentes y 4 no docentes. Este proceso demandó ocho años de trabajo, en los que el desafío más importante fue sortear las ocupaciones de edificios universitarios.


Comentarios


Aseguran que el satélite Pehuensat cumplió con todos los objetivos