La barra de Independiente apretó a Holan tras una práctica

Encabezados por Bebote Álvarez, los barrabravas de Independiente apretaron a Ariel Holan y parte del cuerpo técnico tras un entrenamiento del Rojo. Solicitaron 50.000 dólares para viajar a Paraguay. En la semana, la polémica había ocurrido en Racing.





Una vez más, las barrabravas se colocaron en el centro de la escena nacional.

En esta oportunidad, Avellaneda pasó a ser el epicentro de las críticas, puesto que fueron los barras de Independiente y de Racing los que protagonizaron actos polémicos en estos días.

Una de las discusiones se instaló ayer, luego de que trascendiera lo ocurrido tras la práctica que Independiente sostuvo el jueves en Villa Domínico.

Apenas finalizó el entrenamiento, Holan y dos colaboradores del cuerpo técnico encararon en el automóvil del DT por el Acceso Sudeste de la autopista para ir a almorzar a un pequeño club de Avellaneda.

Sin embargo, en mitad del trayecto, tres automóviles y otras dos motocicletas se cruzaron e interceptaron al cuerpo técnico. Acto seguido, Bebote Álvarez se subió al auto de Holan y lo acompañó durante casi 20 cuadras. Fue allí que el líder de la barra de Independiente apretó al técnico con el objetivo de conseguir dinero para financiar el viaje de la hinchada a Paraguay, donde el Rojo enfrentará a Cerro Porteño en la Copa Sudamericana.

El pedido fue concreto: 50 mil dólares. Y tras la negativa de Holan (algo que se habría repetido en las últimas semanas), Álvarez insistió con amenazas constantes. A tal punto llegó el apriete que, cuando arribaron a destino y bajaron a almorzar, los integrantes del cuerpo técnico se percataron de que varios barrabravas rodeaban el lugar y se acercaban para continuar con las amenazas y los pedidos.

Desde Aprevide avisaron que radicarán la denuncia (Holan no la formuló), y trascendió que el cuerpo técnico solicitó una reunión con Moyano para que se les brinde mayor seguridad.

Por lo pronto, Avellaneda arde con los barras. Días atrás, la polémica se posó en la hinchada de Racing tras el acto de cierre de campaña de Cristina Fernández de Kirchner (ver recuadro), y ahora el Rojo es quien salió a la luz por los manejos de aquellos delincuentes que lucran con el supuesto amor a los clubes.

Se vienen horas turbulentas en la ciudad, e Independiente será protagonista.

El pasado lunes, CFK cerró su campaña en el Cilindro de Avellaneda.

La ex Presidenta fue fotografiada con barras de “La 95”, una de las facciones que afectan a Racing.

Varios de los integrantes de “La 95” y “La Guardia Imperial” fueron contratados como seguridad para el acto político. Cada barra cobró $5.000.

Máximo Kirchner presenció el acto desde un paravalancha, donde cantó juntó a varios de los barras de “La 95”.

En Racing también

están complicados


Comentarios


La barra de Independiente apretó a Holan tras una práctica