Weretilneck los reunió, Aguiar se disculpó y Carreras ratificó la sociedad con ATE

La mandataria había insinuado una apertura hacia UPCN y el líder sindical reaccionó con mensajes agresivos hacia los ministros. Ahora bajó los decibeles.



El encuentro del miércoles en Buenos Aires sirvió para distender una relación que empezó con fricciones. Foto: Gentileza

El encuentro del miércoles en Buenos Aires sirvió para distender una relación que empezó con fricciones. Foto: Gentileza

La gobernadora electa, Arabela Carreras, ratificó la conjunción gubernamental con ATE y convalidó así el camino emprendido por su antecesor, Alberto Weretilneck, desde hace casi dos años.

Esta conclusión resulta de la reunión de ambos en Buenos Aires con la dirigencia del gremio, liderada por Rodolfo Aguiar, hoy adjunto nacional, y por el secretario general provincial, Rodrigo Vicente.

El vínculo quedó revalidado pero habrá una reformulación, partiendo de un nuevo interlocutor gubernamental: el futuro ministro político, Rodrigo Buteler.

Weretilneck logró inicialmente su objetivo: la continuidad de la prioridad con ATE, a partir de su convicción de que eso es garantía de “paz social”.

En un principio, Carreras había insinuado mayor apertura y un equilibrio con UPCN, más allá de que esa representación mantiene espacios institucionales. Esa dirección determinó, hace dos meses, un mensaje destemplado y agresivo de Aguiar al gabinete. La próxima mandataria no recibió ese texto por WhatsApp, pero lo conoció enseguida y se silenció.

Weretilneck se esforzó para relativizarlo y, al final, logró reunirlos el miércoles en las oficinas porteñas de la calle Reconquista.

En ese marco, tras los saludos, Aguiar relajó el trato con un ensayo de disculpas y lo justificó en su temperamento. Carreras tomó bien ese reconocimiento y el diálogo se encauzó, a pesar de que asomaron modificaciones en la interrelación por las formas de conducción que se detecta de la futura gobernadora.

Su esquema de mayor participación y responsabilidad para los titulares de áreas contrasta con el poder concentrado de Weretilneck, que reúne diálogo, decisión y acción.

Además de impulsor del cónclave, el mandatario alentó un canal de cotidianidad y Carreras avaló la estrategia, identificando a Buteler -próximo ministro de Gobierno- como el encargado del trato con Vicente. En su gobierno, Weretilneck también retuvo ese papel y lo valora porque así neutralizó focos de conflictos sectoriales.

El mandatario advierte otro estilo en su sucesora y así se abre este canal informal, más allá del esquema institucional de Trabajo, a cargo -proximamente- de Jorge Stopiello.

La conversación del miércoles también permitió puntualizar en otras cuestiones. Carreras se concentró la pretendida reforma del Ipross, preocupada después de que la semana pasada se dieran reacciones críticas por parte de los vocales gremiales, entre ellos el de ATE. La promesa gremial la dejó tranquila.

El gobierno difundió la fotografía pero no informó del encuentro. En cambio, ATE lo comunicó rápidamente y lo calificó de “satisfactorio” porque permitió -según declaró Vicente- “avanzar en aspectos definitorios en épocas de transición” y esperar que “el vínculo se fortalezca”. Aguiar habló de las “transformaciones profundas y altos niveles de democratización” que se lograron con Weretilneck, y consideró que ahora se “deben avanzar en seguir garantizando servicios que sean eficientes y de calidad”.

En su comunicado, el gremio consignó que la reunión también permitió avanzar en demandas en Salud, Educación, Desarrollo Social, Obras Públicas, Agricultura y SENAF.


El ingreso al Consejo de Salud, otro gesto para mantener la “paz social”


Además de la apertura del diálogo con Arabela Carreras, el gobierno rionegrino sumó gestos políticos en favor del gremio ATE.

El sindicato consolidó en la última sesión de la Legislatura su ingreso al Consejo Provincial de Salud Pública y en los Consejos Zonales de Salud, con igual cantidad de representantes que UPCN.

El proyecto fue defendido por la legisladora Graciela Valdebenito (Juntos), quien destacó la necesidad de legislar para ampliar la representación en el Consejo Provincial, “que es el máximo nivel de conducción responsable de garantizar los principios básicos de equidad, accesiblidad y calidad de atención”.

Los fundamentos de la iniciativa explican que “ha sido ya reconocido que en nuestra provincia, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), nuclea a una cantidad considerable de agentes, siendo entonces relevante y necesaria su participación oficial en las cuestiones inherentes al personal, tales como discusiones salariales o de convenios colectivos de trabajo, temas disciplinarios, etcétera”.

Desde que selló su virtual alianza con el gobernador Alberto Weretilneck, el sindicato logró su incorporación al Consejo de la Función Pública, al Instituto Provincial de la Administración Pública (IPAP) y al Consejo de Administración del Ipross.

En la obra social no se amplió el número de integrantes, pero ATE consiguió ocupar junto a la Unter los espacios reservados para los representantes de los trabajadores estatales.


Comentarios


Weretilneck los reunió, Aguiar se disculpó y Carreras ratificó la sociedad con ATE