Azul Norpatagónico

El local pudo hacer la diferencia en los últimos 20’.



1
#

Yamil Regules

2
#

Fue una final áspera, que Neuquén definió después de los 15’ del segundo tiempo.

Gabriel Ochoa sumó otro título con el XV neuquino. Autocrítico, después del partido dijo que “no se cumplió con nada de lo planeado”.

DEPORTES

NEUQUÉN (AN).- Dos ediciones, dos títulos. Neuquén RC es el dueño absoluto del Norpatagónico de rugby y, como en 2010, fue el campeón del certamen que organizan en forma conjunta las uniones del Sur (Bahía Blanca) y Alto Valle. En una definición entre vecinos, dejó en el camino a Marabunta, por 19-6.

Aunque la brecha final fue de 13 puntos, se dio un partido muy parejo y áspero, que se “quebró” después de los 15 del segundo tiempo. La expulsión de Tomás Solari resultó determinante y, rápido de reflejos, el Azul pasó por caja en el momento justo.

Hasta esa acción clave se repitió una situación: el que dominó no pudo anotar. Marabunta arrancó mucho mejor en el partido, pero abrió el marcador cuando el dueño de casa equilibró y empezó a marcar diferencias en el juego. Fueron dos penales de Diego Codón, en un lapso de diez minutos que tuvo al Azul como dominador de la pelota y del juego.

En medio de un encuentro muy flojo pero con Neuquén algo superior, la justicia llegó en el cierre. Y fue por la misma vía: pedido de palos y penales de Tomás Browne. 6-6 y al descanso.

Antes de la salida de Solari, el full back de los neuquinos concretó su tercera patada para el 9-6 y después sí, el quiebre definitivo. Un jugador de Marabunta salió lesionado, el ex Puma le reclamó a Víctor Riera y el árbitro lo mandó a las duchas.

En medio de mucha paridad y con Neuquén arriba, fue el corte total del partido. A los 25, el centro Mauro Scaletta logró el primer ingreso al ingoal de la tarde y se definió la historia.

Lo demás, sólo para cumplir, aunque Maxi García volvió a filtrarse y decoró el resultado. Al final sacó una brecha muy amplia, pero Neuquén fue un justo campeón.

“No hicimos nada de lo que habíamos planificado, pero por suerte pegamos en el momento justo y nos quedamos con una gran victoria”, reconoció Gabriel Ochoa en pleno festejo.

Marabunta masticó bronca, pero hizo un gran torneo. Como el Azul, llegó invicto al último juego y demostró que está en un gran nivel.

Yamil Regules


Comentarios


Azul Norpatagónico