Un estudio determinará el futuro del barrio Belgrano

Un sector del barrio fue declarado “área de riesgo” en marzo. Con el nuevo informe de Medio Ambiente, evaluarán las condiciones de ese sector y si es posible avanzar con nuevas edificaciones.



#

La Subsecretaría de Medio Ambiente concluyó el estudio de impacto ambiental en un sector del barrio Belgrano.(Foto: Archivo )

Un estudio determinará el futuro del barrio Belgrano

La Subsecretaría de Medio Ambiente concluyó el estudio de impacto ambiental en un sector del barrio Belgrano que fue declarada como un “Área de Riesgo y Conflictividad Urbana Ambiental” en marzo de este año. La zona contempla a las calles Salta, Tucumán, Belgrano, Félix Runge y Nomeolvides.

El titular de Medio Ambiente, Carlos Beros, aseguró que el informe será puesto a disposición del área de Planeamiento en los próximos días para que evalúe las condiciones de la zona.

“Se trata de una de las áreas más densas de la ciudad: la tercera en densidad en toda la ciudad”, aseguró, al tiempo que aclaró que la declaración como área de riesgo fue “una medida preventiva que se puso en marcha a raíz de un pedido de los vecinos por el incendio del 2015. La gente juntó firmas, hizo una presentación y a partir de ahí, los trabajos que realizamos tuvieron 3 focos: el riesgo de incendios de interfase, circulación y guías de escape y geotécnica”.

La resolución firmada por el intendente Gustavo Gennuso y el secretario de Desarrollo Urbano, Marcelo Ruival, establece la necesidad de un estudio urbano ambiental para “lograr una reducción de riesgos” y hace mención a los derrumbes a la altura de la avenida San Martín al 600, las grietas en la calle Salta, e incluso el incendio de interfase en el 2015.

A su vez, se suspendió el otorgamiento de permisos para la ejecución de edificaciones o cualquier otro tipo de trabajos “que alteren la condición actual de los terrenos” en la zona de más pendiente en las calles Tucumán y Salta.

La resolución también enumera los antecedentes de documentación firmada por ingenieros y geólogos que advierten sobre las características de los depósitos sedimentarios de origen glacial, el perfil superficial del terreno, el alto grado de pendiente y los problemas de fundación sobre ellos”.

La disposición recalca la dificultad de circular por las calles “con un ancho menor a 10 metros entre líneas municipales que se ve agravada por el estacionamiento de vehículos en ambas márgenes de veredas y tránsito en doble sentido”. Agrega también que “la falta de conectividad para el acceso de vehículos de gran porte se evidencia en ocasiones de accidentes, incendios, deslizamientos en las que no hay posibilidad de rápido acceso del servicio de ambulancias o bomberos”.


El cerro Runge es ahora un área en “riesgo ambiental”

El municipio frenó la aprobación de nuevas construcciones sobre un sector urbano con fuertes pendientes y lo declaró como ”área de riesgo y conflictividad ambiental”, hasta que existan estudios exhaustivos que permitan definir una nueva normativa.

El área abarca el cerrito Runge y buena parte del barrio Belgrano, a no más de 500 metros el Centro Cívico. Hace un par de años hubo en ese lugar un incendio que afectó árboles y varias viviendas, y que progresó rápidamente, favorecido por la pendiente. También hubo preocupantes deslizamientos de terreno.

La resolución que firmó ayer el intendente Gustavo Gennuso determinó como “área de riesgo y conflictividad urbana ambiental”, la zona atravesada por las calles Belgrano, Tucumán y Salta, que aparece limitada por el norte por las calles San Martín y la avenida Bustillo.

La zona restringida tiene ya una alta densidad poblacional (permitida por el Código vigente) y dentro de su perímetro incluye fábricas de chocolate como El Turista y Fenoglio, grandes hoteles como el Edelweiss y el Panamericano y numerosos comercios y edificios en propiedad horizontal.

El subsecretario de Medio Ambiente del municipio, Carlos Beros, dijo que la idea es abrir “un paréntesis administrativo” sobre toda esa zona, hasta poder actualizar las normativas.

Sostuvo que el municipio actuó “a pedido de un grupo de vecinos” y también se tuvo en cuenta el riesgo de incendios y un informe de la dirección de Protección Civil sobre “los problemas serios de evacuación” que presenta el sector, debido a la estrechez de las calles.

La resolución da cuenta de la alarma generada por “la consolidación de edificios sobre un área de inestabilidad de pendientes naturales y factible de remoción de soporte lateral”.

Señala también que existen informes de ingenieros y geólogos que documentan “las características de los depósitos sedimentarios de origen glacial”, el alto grado de pendiente y “los problemas de fundación” sobre ese tipo de suelos.


Comentarios


Un estudio determinará el futuro del barrio Belgrano