Blumberg encabeza hoy una nueva marcha



BUENOS AIRES (ABA).- Pese a los intentos por bastardear la loable iniciativa de participar y lograr un ambiente más seguro y menos impune, el dolorido Juan Carlos Blumberg, padre del joven Axel, secuestrado y asesinado hace ya casi un mes, desafiará hoy el temor - de la clase media hacia los piqueteros, por ejemplo - y los recelos de una sociedad incrédula, y volverá a convocar a una marcha, esta vez hacia el palacio de los tribunales.

Tras la sorprendente y multitudinaria manifestación pacífica del primero de abril frente al Congreso, el ingeniero Blumberg aseguró que "a mí no me usará nadie". Es que todas las organizaciones recibieron el impacto de observar por la televisión a miles de manifestantes con velas encendidas, precipitarse por las calles del centro de Buenos Aires el primero de abril, cual lava de un volcán que acaba de entrar en erupción.

Para la marcha de hoy, Blumberg hizo un llamado a los ciudadanos independientes de todo el país para que "concurran en sus lugares de origen y no tengan miedo", pero advirtió que "la mayoría de la gente que llama a (su) casa quiere que ellos (los piqueteros) no vengan".

En el gobierno se destacó la "muy buena reunión" entre el presidente Néstor Kirchner y Blumberg, pero al mismo tiempo se afirmó a esta agencia que "no nos dejaremos correr por la coyuntura, sino que insistiremos con los cambios estructurales de mediano y largo plazo".

La espantosa muerte del joven Axel fue la gota que colmó el vaso de una sociedad hastiada de los secuestros y de la complicidad que se respira en el aire entre sectores políticos y policiales, ante la lentitud y lenidad de la justicia hacia peligrosos delincuentes.

En las últimas semanas, empero, ocurrieron hechos que encauzaron en apariencia la situación: el Congreso apuró leyes más severas, el ministro León Arslanian inició una profunda reforma en la provincia de Buenos Aires; fueron expurgados altos oficiales policiales de la Federal y la bonaerense y detenidos varios asesinos y Kirchner, tras reponerse de su grave enfermedad, lanzó el plan nacional de seguridad.

Las expectativas generadas, más los intentos de sectores - por izquierda, los piqueteros; por derecha, los mentores de la mano dura -, licuaron a esta nueva convocatoria de la espontaneidad de tres semanas atrás.

Sin embargo, Blumberg confía en aglutinar a un buen número de argentinos para que lo acompañen hasta su escala en la Corte Suprema, donde será recibido por los jueces Carlos Fayt, Adolfo Vázquez y Augusto Belluscio.

Mal que bien, los reclamos fueron contenidos por el Congreso y el Ejecutivo.

El propio Blumberg le puso moderación a sus iniciativas y hasta propuso "dar una oportunidad" para que Arslanian (al que antes no apoyaba) "termine su trabajo".

Alcance o no la envergadura de la anterior, la marcha de esta tarde será una demostración de la urgencia por solucionar los problemas reales. En este caso están ceñidos a la inseguridad y a la injusticia penal, pero no se le oculta a nadie la existencia de otras graves dificultades, como la desocupación, la marginación social y las estrecheces energéticas en ciernes.

Nota asociada: INSEGURIDAD: Intervinieron el Servicio Penitenciario en Buenos Aires  

Nota asociada: INSEGURIDAD: Intervinieron el Servicio Penitenciario en Buenos Aires  


Comentarios


Blumberg encabeza hoy una nueva marcha