Boca, Independiente y un empate que no le sirvió a ninguno de los dos

El 0-0 no ayudó al Xeneize porque River se le escapó en la cima de la tabla, ni tampoco al Rojo que sigue sin ganar en el 2020. carlos Izquierdoz y Pablo Pérez fueron expulsados, uno en cada tiempo.



 Boca e Independiente se enfrentan por la 17ma fecha de la Superliga. Foto: Alejandro Santa  /Télam.

Boca e Independiente se enfrentan por la 17ma fecha de la Superliga. Foto: Alejandro Santa /Télam.

Sin goles, un punto y dos expulsados. Ese fue el balance del clásico entre Boca e Independiente, que marcó el debut de Miguel Ángel Russo en la dirección técnica del xeneize, y donde la gran expectativa previa se cumplió a medias en La Bombonera.

Boca comenzó el juego tal como lo esperaba su gente: acorralando a su rival y presionando en todos los sectores del campo. Sin llegar con peligro a los dominios de Martín Campaña, pero con movilidad y con balón en su poder, el equipo de Russo presentaba credenciales en los primeros 15 minutos en la Bombonera.

De todas maneras llegando a los 21’ el panorama cambió de manera radical. Carlos Izquierdoz bajó a Silvio Romero en la puerta del área, sumó su segunda amarilla y se fue expulsado. El zaguero había recibido el primer cartón minutos antes por una falta sobre Cecilio Domínguez.
Del tiro libre producto de la falta sobre Romero, llegó el primer lucimiento de la noche de Marcos Díaz, el reemplazante del lesionado Esteban Andrada en el arco xeneize. Leandro Fernández le apuntó al ángulo y hasta allí voló el ‘1’ para salvar a su equipo.

Con la superioridad numérica, el Rojo comenzó a mandar en el partido y empezó a traducirlo en posibilidades. Alan Franco le metió la cabeza a córner desde la izquierda y el balón dio en el palo. Antes del descanso, Lucas Romero remató desde afuera y otra vez Díaz, con una espectacular atajada, para mantener las cosas iguales.
Russo, que en primer tiempo metió a Junior Alonso por Obando para volver a fortalecer la zaga, mantuvo el circuito defensivo buscando sorprender al Rojo, pero el que casi lo hizo fue Pablo Pérez que con un remate largo y a colocar, provocó una nueva salvada de Díaz, a esta altura el jugador más determinante de Boca.

Llegando a los 13’, el Xeneize construyó su mejor acción hasta ese momento del partido cuando Carlos Tevez le dio de zurda desde la puerta del área roja, que obligó a la estirada de Campaña.
La jugada fue como una inyección anímica para Boca, que de a poco empezó a disimular el hombre de menos. Más aún cuando Pablo Pérez, que era lo mejor de Rojo (tuvo una chance más a los 26’ con un remate que se fue apenas afuera), se hizo expulsar de manera insólita tras meterle un planchazo tremendo a Campuzano. Roja directa y diez contra diez los últimos 15 minutos.

Independiente apostó al control y Boca a la velocidad de Sebastián Villa, que en una corajeada individual por la izquierda se quedó sin ángulo en el remate final ante Campaña.
El equipo de Pusineri encabezó un par de contras sin resolución y quedó claro que no era su noche. No pudo con Marcos Díaz ni con su propia impericia. Boca mostró un atisbo de lo que pretende Russo y aunque todavía queda mucho camino por recorrer, el Xeneize también jugó para River, el líder del torneo y el gran ganador de la 17ª fecha.

EL ABRAZO DE BOCHINI Y RIQUELME AL FINAL DEL PARTIDO. VIERON EL CLÁSICO JUNTOS EN UN PALCO. ¿Y SI ENTRABAN UN RATITO?

POR ESTAS FALTAS, IZQUIERDOZ SUMÓ DOS TARJETAS AMARILLAS Y FUE EXPULSADO

LA ROJA DIRECTA A PABLO PÉREZ POR EL PLANCHAZO A CAMPUZANO


Comentarios


Boca, Independiente y un empate que no le sirvió a ninguno de los dos