Buscan apoyo para proteger al mallín cercano al Refugio Frey

Hasta el 9 de abril se puede votar en la web de una asociación europea de conservación que dará fondos para construir senderos.

El mallín tiene una superficie aproximada de 18 hectáreas. Foto: gentileza

El mallín tiene una superficie aproximada de 18 hectáreas. Foto: gentileza

Unas 700 personas visitan cada día el refugio Frey en el cerro Catedral en temporada alta. Es el refugio de montaña más concurrido, y está alrededor de la laguna Toncek. Pero el paso de los visitantes ha afectado el mallín próximo a la laguna. Ahora buscan el voto de la gente en Internet para que una asociación europea de conservación aporte un subsidio para construir una senda y reducir el impacto.

“Es muy común que la gente que llega al refugio Frey salga a recorrer la zona aledaña. El mallín es un sistema vulnerable al pisoteo de los humanos. Un trabajo liderado por la ecóloga Agustina Barros, en el que participó Clara Pissolito, demostró cómo el pisoteo de los humanos puede afectar el mallín, su cobertura y la diversidad de especies”, detalló Mariana Chiuffo, ecóloga en el Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medio Ambiente (Inibioma) que depende del Conicet y la Universidad Nacional del Comahue.

El mallín del Refugio Frey tiene una superficie aproximada de 18 hectáreas, aunque el área afectada es mayor e incluye la zona de la laguna Schmoll, entre el refugio Frey y el filo del Catedral. En él, habitan especies de plantas, como flor de papel (Armeria marítima), Senecio de arroyos (Senecio hieracium) y Estrella de los Andes (Perezia pedicularidifolia).

Los mallines en general son importantes para la captura y el almacenamiento de carbono y, por lo tanto, en la mitigación del cambio climático, aclaran los investigadores.

Emiliano Ezcurra, de la organización civil Bancos de Bosques, explicó que “los mallines son humedales con gran importancia para la biodiversidad ya que contienen especies que no se encuentran en otro lado”. Este activista ambiental destacó que el mallín del refugio Frey “resultó muy dañado al estar al lado de un sendero por donde pasa mucha gente. El uso tan intensivo afectó la zona y se requiere de una gran inversión para emprender una obra de infraestructura que reoriente el sendero”.

En noviembre del 2020, las dos ecólogas (Chiuffo y Pissolito) junto a los dos refugieros (Pajarín y Romera) presentaron un proyecto ante la European Outdoor Conservation Association para obtener financiamiento y lograr construir una senda que disminuya el impacto de las actividades recreativas sobre el mallín. El diseño y presentación del proyecto llevó un año de trabajo.

La postulación se realizó a través de Bancos de Bosques, una organización que nació 11 años atrás, a través de una campaña que permitió crear el parque El Impenetrable, en Chaco. Poco después, acompañó otra iniciativa ante Butler Conservation que donó fondos para la construcción de 100 kilómetros de senderos y 10 refugios en el parque Perito Moreno.

Chiuffo detalló que 250 proyectos de todo el mundo, excepto Canadá y Estados Unidos, se presentaron a fines del año pasado ante European Outdoor Conservation Association.

En febrero de este año, el proyecto barilochense fue preseleccionado, junto a otras 65 iniciativas. En la siguiente instancia, quedaron entre 17 proyectos. “Ahora necesitamos que la gente nos vote porque la iniciativa con más votos será financiada hasta con 30.000 euros”, expresó la ecóloga. La página web para votar es  www.eocaconservation.org/project-voting-category.cfm?catid=3.

La senda, una obra de infraestructura

“Las sendas, a la vista de las personas, son simplemente caminitos porque no ven un puente con acero y hierro. Sin embargo, por más simples que parezcan, no lo son”, explicó Ezcurra.

“Primero -detalló-, requiere de todo un trabajo de diseño. En el caso del parque Perito  Moreno, hay 15 kilómetros de diseño por cada kilómetro de construcción. Se hacen unas 15 correcciones de traza por cada kilómetro”.

Señaló que todo el trabajo “se hace a escala. Una vez que terminaste el diseño, se interviene con la obra. Se empieza a mover la tierra, con pico y pala. Un trabajo muy artesanal porque hay zonas donde hay que correr roca; otras más bajas donde hay que colocar una hilera de rocas para que la gente pase”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Buscan apoyo para proteger al mallín cercano al Refugio Frey