Caerían más del 30% las ventas de carne

Productores agropecuarios cuestionaron con dureza la falta de medidas preventivas por parte de las autoridades sanitarias. Temen por la posible pérdida de importantes mercados.




Con la pérdida del status sanitario de país libre de aftosa sin vacunación, luego de la decisión de inocular el ganado en las zonas fronterizas, la Argentina corre el riesgo de perder los principales mercados compradores de carnes frescas, y ya se estima que las ventas caerían por lo menos un 30%.

Ante las posibles pérdidas, productores agropecuarios, industriales y especialistas cuestionaron ayer la falta de medidas preventivas por parte de las autoridades sanitarias, que en todo momento negaron en forma sistemática la inoculación de hacienda a pesar de las denuncias realizadas.

Frente a las críticas, el ministro de Economía, José Luis Machinea, ratificó la continuidad del secretario de Agricultura, Antonio Berhongaray. (Ver abajo). Cabe recordar que el cuestionado funcionario dejará la secretaría en octubre ya que se anunció su candidatura a senador por La Pampa.

La primera señal fue dada el miércoles por Brasil, que luego de que el gobierno reconoció que debe volver a vacunar cerró la importación de carne con hueso y de ganado en pie, negocio que reporta 20 millones de pesos a los exportadores.

El vicepresidente de la Cámara de Exportadores de Carnes de la República Argentina, Alberto de las Carreras, advirtió que la pérdida de status de país libre de aftosa sin vacunación podría significar una disminución en las exportaciones de carne vacuna de "por lo menos un 30%".

"Es difícil evaluar el daño que la aftosa provocará, pero, en el mejor de los casos, creo que va haber una disminución de las exportaciones en un 30%, calculado sobre un valor de 750 millones de dólares" anuales.

De las Carreras admitió que el perjuicio ocasionado a la economía por la declaración de la Argentina como "país libre de aftosa con vacunación" es difícil de evaluar porque "se ignora si EE.UU o Canadá mantendrán la apertura de sus mercados".

"El daño es difícil de evaluar porque no se sabe aún si el mercado de los Estados Unidos o el de Canadá, que estaban en plena expansión, van a mantener la situación de apertura", afirmó.

Además, De las Carreras remarcó que "habrá una gran perdida potencial" porque el país "iba a empezar aprovechar las ventajas de la apertura próxima de Japón, Corea del Sur y México, iba a tener todos los mercados abiertos y no era difícil de imaginar que en cinco años la Argentina podía duplicar el valor de sus exportaciones cárnicas".

El directivo cuestionó la política sanitaria adoptada tanto por la actual como por la anterior administración nacional en relación a la falta de controles fronterizos.

En tanto el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Manuel Cabanellas, opinó que es necesaria una "urgente reestructuración" del Senasa.

"Fue una falta de responsabilidad haber dejado totalmente libre la frontera y descuidar la posibilidad de ingreso de hacienda de países limítrofes que sabíamos que cuando se puso la última vacunación, tenían aftosa", señaló.

(Infosic/AR)

Machinea negó que se evalúe

el reemplazo de Berhongaray

El ministro de Economía, José Luis Machinea, negó ayer que el gobierno evalúe el reemplazo del secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Antonio Berhongaray, tras el regreso de la aftosa.

"No está previsto ningún cambio", aseguró Machinea al ser consultado al respecto, tras lo cual señaló que "lo que está haciendo la Argentina es vacunar en forma preventiva en la zona de invernada, en la que parte de los animales provienen de Formosa".

De esta forma, Machinea se sumó al respaldo público que ayer expresó el vocero presidencial, Ricardo Ostuni, quien sostuvo que Berhongaray ayer "dio un amplio informe sobre la realidad del tema en el país".

Los embates contra el titular de agricultura se multiplicaron en las últimas horas luego de que se decidiera un plan de vacunación contra la fiebre aftosa.

Desde distintos sectores se acusó al organismo de haber "ocultado" la situación.

En un intento por sacar rédito de la crítica situación, el gobierno definió como "autosuspensión" al quiebre comercial cárnico con Brasil.

Después del anochecer agitado del miércoles cuando quedó claro que el gobierno brasileño se transformaba en un rival ofensivo que enfrentaba a otro que no supo defender su título sanitario, las cámaras que nuclean a las industrias frigoríficas del país salieron al ruedo a cuestionar la actitud del socio en el Mercosur.

En verdad, las colocaciones cárnicas con hueso y de animales en pie que Argentina concreta en Brasil son de resultado económico ínfimo y el año pasado, por ejemplo, representaron menos del 0,5% sobre el volumen global del rubro vendido a ese destino: alrededor de 1,6 millón de pesos.

La preocupación, para los empresarios del negocio de ganados y carnes, se centró en el precedente que marca la decisión del país vecino de levantar una barrera proteccionista contra Argentina, la primera que aparece en el firmamento importador de carnes del mundo. (DYN)

"El virus no respeta barreras"

El vicepresidente del Senasa, Eduardo Greco, admitió que la aftosa es una enfermedad bovina de "muy difícil control en frontera", y que debe encararse "regionalmente", debido a que, de no seguir con ese esquema de trabajo, "es muy difícil lograr el control absoluto" del virus en un país.

El funcionario precisó que se trata de una enfermedad de "alta difusión y con gran velocidad de contagio", si bien no es transmisible al hombre, ya que se trata de una zoonosis que se traslada solo a otros animales.

Sobre el tema, explicó la situación que se denunció el miércoles en Inglaterra, un país libre sin vacunación desde hace 60 años, que ahora registró rebrotes del virus. "Estamos hablando de una isla, aislada del resto del continente europeo, y sin embargo su barrera de contención ha sido vulnerada", subrayó Greco para explicar la vulnerabilidad de los rodeos ganaderos.

El virus "no respeta barreras" y si bien el mecanismo de prevención primaria que se establece, control de puertos, aeropuertos y a nivel de frontera, "sabemos perfectamente que es posible que todos esos mecanismos sean vulnerados", advirtió.

Al evaluar la situación en que se encuentra Argentina, frente a la sospecha de reaparición de brotes aftósicos en distintas zonas de la pradera pampeana, entre otras, se refirió al sistema "regional de prevención" que se aplicará en todo el país, categorizando distintas áreas ganaderas".

En ese contexto, reseñó las zona en que se dividirán los controles, mencionando en primer término la de "restricción", ubicada en las regiones donde se reciben terneros para engorde o invernada, así como a las de "vigilancias", que rodearán a las zonas "base", ubicadas tanto en el norte, en la frontera, como en la zona de recepción. (DYN)

Productores neuquinos defienden el status "sin vacunación"

ZAPALA (AZ).- Productores rurales neuquinos analizaron ayer la situación planteada en torno al brote de aftosa que se registra a nivel nacional y avanzaron en diversas propuestas tendientes a mantener el status de región libre de aftosa sin vacunación para la Patagonia.

Advirtieron sobre las consecuencias que podría acarrear perder esta condición que los favorece.

Por otra parte, el sector efectuó una ronda de consultas con referencia al anuncio del gobierno provincial de destinar un incentivo a la producción de 10.000.000 de pesos.

La crítica situación planteada en torno al regreso de la aftosa generó una profunda preocupación en los ganaderos neuquinos que de inmediato comenzaron a debatir alternativas tendientes a evitar la propagación en la región patagónica.

En medio del clima de incertidumbre no fueron pocas las voces que se alzaron advirtiendo de los serios riesgos sanitarios y económicos que afrontarán las provincias de Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Chubut en caso de no tomarse las medidas precautorias adecuadas.

La instauración de un régimen de condiciones especiales para el ingreso de hacienda a la provincia se transformó en uno de los pedidos más recurrentes.

Trascendió que existe un idéntico panorama en toda la Patagonia y es por ello que se estudia una presentación conjunta ante las máximas autoridades del Senasa.

En tanto, anoche se llevó cabo un nuevo acercamiento a raíz del incentivo a la producción rural que el propio gobernador Jorge Sobisch anunció recientemente.

El equipo técnico analizó junto a los ganaderos una serie de alternativas que más tarde se convertirán en las pautas básicas de la propuesta a elevar al ejecutivo provincial.

De acuerdo al esquema anunciado por las autoridades, el aporte financiero será destinado al apoyo de la producción bovina, caprina y ovina dentro de la provincia. "Uno de los ejes del proyecto es que no habrá distinciones entre pequeños y medianos productores ya que la intención es que todos tengan acceso al incentivo" señaló el ingeniero agrónomo Horacio Pessolani.

En la actualidad Neuquén cuenta con alrededor de 150.000 cabezas y a partir de este aporte, que será destinado a la producción primaria y consumo dentro de la provincia, se aguarda un fuerte impacto.

"Este tipo de encuentros con el equipo técnico propuesto por los ganaderos de la toda la provincia son fundamentales para definir el perfil de la instrumentación que tendrá la medida" concluyó Pessolani.


Comentarios


Caerían más del 30% las ventas de carne