“Carlos J. Rosso, su impronta en la historia neuquina”



#

La foto del lector

Inexorablemente todos vamos hacia el mismo final, pero cuando se trata de despedir a alguien apreciado cuesta mucho y nos transporta –como siempre lo digo– al Neuquén del ayer. Todas las historias familiares integran la gran historia neuquina y conforman ese crisol de historias y de migrantes neuquinos y valletanos.

Carlos José Rosso, Bochi para quienes lo conocimos, se instaló a ejercer su profesión de escribano apenas arribado a estas tierras, a fines de la década del 60, y nunca más partió.

Era el primogénito de Carlos María Valentín Rosso y de Haydee Antonini, oriundos de Paraná, Entre Ríos; la familia se completaba con dos hermanas. En 1964, Carlos María se trasladó a Neuquén en búsqueda de mejores oportunidades laborales y económicas para su profesión de abogado. Llegó en un vuelo a las 6 de la mañana y a las 10 ya había jurado para hacerse cargo de dos juzgados.

Bochi nació en Paraná el 8 de mayo de 1942. En esa ciudad realizó su escuela primaria. El secundario lo hizo en el Colegio La Salle, de ciudad de Córdoba, donde se recibió de Perito Mercantil y Bachiller. Estudió la carrera de Escribano en la Universidad del Litoral, donde militaba políticamente en las difíciles épocas de los gobiernos de facto.

Cuando arribó a Neuquén, su primer contacto de trabajo lo hizo con el recordado escribano Marcelo Valdez, quien lo persuadió para que se estableciera en la capital neuquina. Una vez recibido de escribano, decidió radicarse en Neuquén y comenzó a militar en el Movimiento Popular Neuquino.

Concursó por el registro en la ciudad de Cutral Co y se radicó en esa ciudad.

Fue un amante de los autos y la velocidad. Llegó a correr algunos rallies en la zona.

Fue presidente de la Convención Constituyente que redactó la Carta Orgánica de Cutral Co. En 1973 fue electo intendente de esta ciudad, intendencia que se vio interrumpida por el golpe militar del 76.

Durante su mandato en la comuna cutralquense tuvo como hecho digno de destacar –entre tantos– la inundación del 12 de marzo de 1975 que desbordó el zanjón, en la que tuvo que poner toda su capacidad de trabajo en equipo para llevar adelante la situación.

En 1977 se incorporó a su escribanía su padre Carlos María y juntos se hicieron cargo de la escribanía Rosso.

Entre otras tareas, Bochi fue presidente del club Alianza de Cutral Co. En 1987 fue electo diputado nacional por el MPN. Su familia está formada por su esposa Alicia Henríquez, sus hijos José Carlos y Diana y sus nietos Milo e Isis.

En la última gestión de don Felipe Sapag, entre 1995 y 1999, fue ministro de Gobierno, Educación y Justicia de la Provincia. En esos años se radicó en la capital neuquina e instaló su escribanía en la calle Rivadavia incorporando a su hija Diana a su estudio.

En Neuquén Capital continuó con su actividad política, fue vicepresidente de la cooperativa de luz CALF.

Hace pocos días falleció, el 12 de abril, cuando aún tenía mucho para dar.

Se nos ha ido el amigo, el afable, el pausado, aquel que siempre tenía esa palabra serena para pronunciar. Su profundo recuerdo se ve consolidado en su familia, en sus amigos, en sus compañeros de militancia y en todos aquellos que tuvimos la suerte de conocerlo.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256


Comentarios


“Carlos J. Rosso, su impronta en la historia neuquina”