Cartas: Ojeando la historia

Ante el caudillismo y la bipolaridad entre unitarios y federales, producida la derrota de Juan Manuel de Rosas como consecuencia de la batalla de Caseros, el 3 de febrero de 1852, Alberdi de inmediato se puso a escribir un tratado sobre la futura Constitución argentina.

Esta fue su principal obra a la que denominó las Bases y Puntos de Partida para la Organización Política de la República Argentina. Meses después lo reeditaría con ampliaciones, incluyendo un proyecto de Constitución, basado en la de Argentina de 1826 y en la de Estados Unidos. Frente a un país casi despoblado, favoreció la inmigración europea.

A diferencia de la visión del pueblo y la nación Argentina existente, la de Alberdi, sistémica (cuando las partes no no se definen desde sí mismas sino a partir de las relaciones que las entrelazan), constructivista (cuando lo colectivo no lo determina un agente personal sino la suma de las contribuciones y saberes de todos) y ontológica (cuando las acciones compatibles son aquellas que respetan el íntimo ser de todos y cada uno).

Desde hace más de 50 años, prevalece sobre nosotros una visión depredadora, rapaz que ha empobrecido económica y culturalmente a nuestro país..

Pero el presidente Alberto Fernández expuso, en la sesión de apertura del Congreso, una visión comparable a la de Alberdi y mostró las competencias necesarias para desarrollarla.

Ahora hay que ponerle voluntad y mucha fe.

Alberto Félix Suertegaray

DNI 14.169.481

Roca


Comentarios


Cartas: Ojeando la historia