Castells cambió de abogado y logró postergar el juicio oral

El juicio oral y público por «tentativa de extorsión» contra el jefe del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), Raúl Castells, fue suspendido ayer por el tribunal oral seis por un pedido de cambio de abogado del dirigente piquetero.

El tribunal resolvió aceptar el pedido para dar de baja a un abogado de Castells y lo emplazó a nombrar un sustituto en 24 horas, aunque analiza posibles decisiones ante conductas que «boicotean» la prosecución del juicio, dijeron fuentes judiciales.

Castells es sometido a juicio acusado de extorsión contra un local de McDonald's, durante una manifestación en la que grupos piqueteros reclamaron la entrega de hamburguesas en combos conocidos como «cajita feliz».

El juicio puede postergarse aún por más tiempo si los integrantes del tribunal se excusan en el caso, con lo que el debate puede pasar al año que viene. Esta mañana, los jueces Guillermo Yacobucci, Leonardo de Martini y Carlos Rongo convocaron a las partes porque Castells presentó el viernes un escrito en el que revocaba el poder a su abogado, Juan Carlos Yaggi, pero lo había hecho sin requisitos formales para que fuera aceptado.

Castells reiteró ayer ese planteo y ante el tribunal se produjo una discusión de contenido político, en la que el jefe piquetero manifestó que los jueces no le garantizaban la defensa en juicio, pues habían rechazado pruebas y testigos.

Precisamente, el tribunal resolverá posibles pasos ante estas conductas, que no plantean una recusación formal pero cuestionan el rol de los magistrados. «Ustedes no nos garantizan el derecho de defensa en juicio. Por más que ustedes -dirigiéndose a Yacobucci- sea un hombre de extrema derecha y yo un marxista, tengo que poder defenderme», dijo Castells al presidente del tribunal.

Yacobucci rechazó los planteos e invitó a Castells a que los recusara, pero el piquetero expresamente desistió de esa posibilidad: «Ni ahora, ni más adelante. Podemos tener diferencias, pero ese es otro tema», dijo. El tribunal resolvió pasar a cuarto intermedio y allí decidió aceptar que Castells cambie de abogado, lo intimó para que en el plazo de 24 horas designe a uno nuevo y decidió diferir una decisión respecto de los argumentos que expuso Castells sobre la presunta parcialidad del tribunal.

Fuentes consultadas dijeron que los jueces se excusarán de seguir interviniendo, por lo que será otro tribunal el que juzgue al jefe piquetero. «Yo no soy hombre de extrema derecha. Este es un tribunal de derecho; aquí no hay connotaciones políticas», replicó el juez Yacobucci. Pero Castells insistió: «Esto no es un juicio. Vinimos aquí a escuchar una condena». Así las cosas, el juicio tiene mínimas posibilidades de celebrarse este año y aún es una incógnita qué tribunal lo llevará adelante.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios