¿Cómo se vive la pandemia en un pueblo de 300 habitantes de Neuquén?

Aguada San Roque tiene dos agentes sanitarios que se ocupan de la atención primaria de la salud. Vacunación antigripal en la zona rural, grupo de Whatsapp y disponibilidad las 24 horas.




¿Cómo se vive la pandemia de covid-19 en un pueblo de 300 habitantes?

-Una de las ventajas que tenemos en las localidades, como la nuestra, es que estamos un poco aislados del resto de los grandes centros urbanos. Una de las desventajas es que si por A o por B se nos filtra el virus, se nos contagia toda la población.

Claudio Moyano es el presidente de la comisión de fomento de Aguada San Roque, que está a 15 kilómetros de la Ruta provincial 7, dónde respira la industria petrolera. Hoy, las camionetas de las empresas no tienen acceso al pueblo, y en el caso de que deban pasar, pueden circular pero no detenerse.

Ubicada a 160 kilómetros de la ciudad de Neuquén, la localidad está más tranquila que de costumbre. Los pobladores, con autorización de la comisión, pueden ir a Añelo en el día a comprar alimentos, medicamentos y forrajes para los animales. Se controla el ingreso, egreso, incluida desinfección.

-Estamos en una zona rural y la gente puede salir a su patio, que es grande. Hay barrios que viven dos vecinos, así que estamos doblemente aislados. La despensa está ahí, a tres cuadras, caminan y no hay casas, entonces puede ir y volver sin tener contacto con nadie.

Moyano tiene 35 años, y es nacido y criado en el pueblo. Es su segundo mandato por el MPN.

-Como no podemos abrir las instalaciones municipales armé una oficina en mi casa, ahí atiendo las necesidades del vecino: hay que asistirlo con el agua, con la garrafa.

La escuela primaria está cerrada y los 24 estudiantes que van en transporte al CPEM 39 de Añelo también están en casa.

-La gente no sale de San Roque, nadie quiere ir a Añelo, y a Neuquén ni te cuento.

Osvaldo Muñoz es uno de los dos agentes sanitarios del lugar, junto a Juan Ramón Jara. Ya no atienden en la salita, solo consultas por teléfono. Lo que sí hacen es ir en moto o en la camioneta, que presta la comisión, a llevar medicamentos para evitar que la población añosa vaya y venga. Vacunaron con la antigripal a las 28 personas mayores de 65 años que viven en la zona. Aguada abarca puestos rurales alejados. El más distante, para Osvaldo, está a 70 kilómetros.

Osvaldo es uno de los agentes sanitarios del pueblo. Foto gentileza.

El agente sanitario es el primer contacto entre la población y el servicio público de salud. En la provincia la ley 3153, sancionada el 24 de octubre de 2018, regula la actividad.

-Yo creo que al ser tan pocos es más fácil enseñarle a la gente. La gente entendió bastante. Lo que nosotros hacemos es controlar todo lo que tiene que ver con diabéticos, hipertensos, yendo a dejar medicación. Ahora en tiempos de pandemia no hacemos tanto domicilio. Tenemos un grupito de Whatsapp donde está la mayoría de la gente de acá y cualquier cosa se manda mensajes. Tenes que estar a disposición las 24 horas. Nosotros hacemos casi de enfermeros en estos pueblitos. Este trabajo es bueno, tenes mucho diálogo con la gente, es hermosísimo porque te cuentan, escuchas historias y lo mejor es que podes ayudar un poco.

Hace 12 años que ejerce como agente sanitario. Se formó en Chos Malal.  Tiene 37 y es oriundo de San Roque. El personal depende del hospital de Añelo.

-Nosotros la vida de cada paciente ya la conocemos, cualquier duda que tenga el médico, pregunta cómo es el paciente, qué tenía, cómo estaba antes y se lo contestamos.

En números

60
kilómetros es la distancia que separa al pueblo de Añelo, la localidad más cercana dónde pueden abastecerse.
1999
fue el año en el que se creó la comisión de fomento. Ocurrió el 27 de agosto y gobernaba Felipe Sapag.

El puesto rural más lejos que tengo yo está a 70 kilómetros, así que eso lo hacemos en moto o en la camioneta de la comisión”

Osvaldo Muñoz, agente sanitario de Aguada San Roque.

Comentarios


¿Cómo se vive la pandemia en un pueblo de 300 habitantes de Neuquén?