Condenados por el asesinato del narco más conocido de Allen

Impusieron 11 años de cárcel a dos jóvenes por el crimen de “Cacha Pelada” Ayala, ocurrido en el 2011.





ROCA.- Dos jóvenes de Allen fueron condenados a 11 años de prisión por el asesinato de Luis Miguel Ayala, el conocido narco de esa ciudad apodado “Cacha Pelada”. Por unanimidad, la Cámara Primera de Roca declaró coautores del crimen a Nicolás Leal (19) y Cristian Espinoza (24), quienes ayer escucharon el fallo ante una decena de familiares. La casa de Ayala, en el barrio Colonizadora de Allen, fue atacada a balazos en la medianoche del 25 de octubre de 2011. Le dispararon 7 tiros con una 9 mm. Una bala entró por la ventana y dio en el abdomen de Ayala, quien se recostó en su cama y pidió a su concubina que buscara ayuda. Malherido le dijo a la mujer que lo habían atacado “Nico y Perrín”, en alusión a los dos jóvenes condenados ayer. La misma acusación hizo frente a un policía cuando estaba siendo asistido en el hospital. Otra testigo, quien se vio temerosa y reticente en el juicio, finalmente admitió haber visto a los dos muchachos en el barrio aquella noche. Tres días antes del crimen, en el patio de la casa de Ayala, un hermano de Espinoza había sido baleado en la cabeza mientras estaba reunido con “Cacha Pelada” y otro sujeto. Aunque el tribunal no lo dio por seguro, se cree que el móvil del crimen de Ayala fue vengar aquel balazo, en un momento en el que aún reinaba confusión sobre quién había sido el autor del disparo. Los dos jóvenes se defendieron afirmando que Ayala no era el autor sino el “principal testigo” del intento de homicidio contra Espinoza y que por ende no tenían motivo para atacarlo. También dijeron que la noche de la balacera cada uno estaba durmiendo en su casa. Pero una pericia reveló que desde la hora del crimen y hasta las 4 de la madrugada, con el celular de “Perrín” Espinoza se realizaron 15 llamados, cosa que a criterio de los jueces “debilita enormemente su defensa material”. Los defensores intentaron desacreditar las últimas palabras de Ayala pero los jueces Carlos Gauna Kroeger, Daniel Tobares y Fernando Sánchez Freytes concluyeron que la víctima “pudo ver bien quién le disparaba” y que la acusación que formuló fue “espontánea, sin tiempo a pergeñar ninguna historia falsa”.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Condenados por el asesinato del narco más conocido de Allen