Contactó a la víctima para trabajar en una agencia de modelos

Fue detenido el sábado y hoy lo indagan por "abuso simple". En uno de los encuentros habría manoseado a la chica.

CIPOLLETTI

El hombre de Plottier, que fue detenido el sábado en Cipolletti, contactaba a jovencitas con el argumento de que trabajaba para una agencias de modelos. Permanece arrestado en un calabozo de la ciudad y hoy será indagado por el delito de «abuso simple» por lo manoseos a los que sometió a una estudiante de medicina. Llamó la atención porque en su mochila llevaba lencería erótica, sellos médicos con matrículas de la provincia de Neuquén y una cámara fotográfica que será peritada.

Se confirmó de fuentes judiciales que el imputado, que tiene 35 años, se contactó con su víctima por primera vez a principios de la semana pasada. Eso ocurrió en la calle Toschi, en inmediaciones de la Facultad de Medicina. La víctima tiene 19 años y es estudiante de esa carrera en la Universidad Nacional del Comahue. El hombre se presentó como representante de una agencia de modelos y después de tomar los datos personales de la jovencita la manoseó. La adolescente declaró que el individuo, mediante intimidaciones, había acordado un nuevo encuentro para el sábado. «Te quiero ver a las 16 en la plaza», le dijo.

En esas circunstancias, el juez Gustavo Herrera autorizó a la chica para que asistiera a la cita y la Policía, los que intervinieron estaban vestidos de civil, realizó un seguimiento discreto de la víctima para asegurarle la mayor seguridad posible. El hombre fue detenido el sábado a la tarde en la plaza del Paseo de la Vía, a pocos metros de la Escuela de Cadetes. Se movilizaba en un Renault Clio, que estaba estacionado en la calle Fernández Oro. El coche fue requisado apenas terminó el procedimiento y lo mismo hicieron con la mochila que llevaba el sujeto. Había lencería erótica, pastillas, sellos médicos, celulares, documentación y una cámara fotográfica.

El sospechoso no se resistió en ningún momento ni tampoco hizo nada para despegarse de la acusación. Solamente aclaró que la lencería pertenecía a su novia. Llamó la atención porque las distintas prendas femeninas estaban organizadas en bolsas de supermercado. Hoy el gabinete de Criminalística abrirá el contenido de la cámara fotográfica. Por el momento, el juez Herrera le imputará el delito de «abuso simple», que son los manoseos que habría sufrido la víctima.

La situación trascendió el viernes cuando un grupo de estudiantes de la facultad reclamó mayor seguridad en el sector. El sábado las autoridades de la institución educativa se reunieron con la Policía y acordaron acciones para evitar que vuelvan a suceder hechos similares.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios