Coopetel ¿signo de un tiempo?

Para los que en alguna parte del año vivimos en El Bolsón, Coopetel sigue siendo el signo de un tiempo. Ese signo era el de los emprendedores, de los que con esfuerzo conseguían cosas para su comunidad. De a poco, como los grandes cambios, se fue dando esta especie de conformismo que por impotencia o por burocracia, pareciera haberse adueñado de los destinos de la empresa social más importante de El Bolsón. Si bien los teléfonos dieron paso al servicio de gas e internet, esta última se brinda con poca capacidad, una internet de subsistencia. La fibra óptica, que sería la solución, tarda en implementarse. A esto hay que sumarle la cautividad de los usuarios del sistema, que pasó también con la telefonía. Llama la atención que el gobierno nacional no haya desregulado el sistema de cautividad y ofrezca una alternativa. Es más, si uno hila fino, la ley 24240 y sus complementarias podrían dar el argumento justo para que se tomen los recaudos. Aquí, y quiero que se entienda bien, no se trata de ir en contra de una cooperativa, se trata de hacerla más eficiente, con mayor compromiso para sus socios y el progreso. Saber que detrás hay alguien que puede hacer un mejor trabajo, nos permite ofrecer alternativas. Luis César Pérez DNI 10.106.687


Comentarios


Coopetel ¿signo de un tiempo?