Cosas veredes...



En estos días la TVP proyectó un documental donde Rafael, hijo del asesinado exlegislador uruguayo Zelmar Michelini -que lo fue en el centro de torturas y desapariciones Automotores Orletti por la dictadura del Proceso- narra su propia participación en el descubrimiento del paradero de un hijo arrancado a su madre, también uruguaya, en aquel luctuoso lugar y en el contexto del no menos luctuoso período transcurrido a fines de los 70.

Durante su relato no pude evitar la perplejidad que me produjo su descripción acerca de la cantidad de whisky ingerida por el excanciller -que suele ser presentado como “destacado constitucionalista”- Rafael Bielsa y su chofer (en el período descripto policía, pero de seguro parte del plantel “estable” de ese antro de torturas y crímenes que fue Orletti) durante una entrevista que mantuvo con ambos y en la que el exuniformado le proporcionó datos a Michelini acerca de cuál había sido el destino del bebé secuestrado, lo que posibilitó dar con su familia adoptiva y aquel, si bien 26 años más tarde.

“A la mitad de la charla ya ni sabían de lo que hablaban”, comenta el integrante del Frente Amplio uruguayo refiriéndose a la ingesta señalada. Aunque no tengo nada en contra de las preferencias de cada quién, creo que no era el momento de atender semejante asunto -una vida, nada menos- de ese modo. Bielsa -como el cómico de la legua Dady Brieva también- (*) es de quienes fustigan a los periodistas que desentonan con su relato de la realidad política actual. Bueno, al parecer para beber, pero no para interpretar la Constitución ni el análisis político, parodiando la conocida frase le cabe eso de: “Cosas ‘beberes’ amigo Bielsa que non crederes”.

(*) Cómico de la legua: personaje que recorre los poblados exhibiendo sus gracias

Jorge Sabatini

DNI 8.850.113

Neuquén


Comentarios


Cosas veredes...