Crece la polémica por las listas de Weretilneck

Postergan anunciada denuncia ante el STJ.



#

Marcelo Ochoa

VIEDMA/SAN CARLOS DE BARILOCHE.- La polémica por la difusión de listas de 12 supuestas bandas delictivas y de 16 de sus presuntos integrantes en San Carlos Bariloche, por parte del gobernador Alberto Weretilneck, llegó al gabinete provincial.

El secretario de Derechos Humanos de la provincia, Néstor Busso, transmitió sus diferencias al mandatario en torno de la metodología empleada, al tiempo que en Bariloche se sumaron otro hábeas corpus en favor de un menor de 16 años (ver aparte) incluido en la lista y el reclamo de rectificación hecho al gobernador por un expolicía acusado.

En contrapartida, el gobierno pretendió capitalizar a su favor que el presunto autor del disparo al sacerdote José “Pepe” Lynch estaba en la lista de Weretilneck. (Ver aparte)

El gobierno finalmente no presentó ayer la denuncia en el Superior Tribunal de Justicia, como lo había adelantado anteanoche el ministro de Gobierno, Luis Di Giacomo. Ayer, al mediodía, el funcionario insistió que la presentación se formalizaría en la jornada pero no se concretó y, anoche, se manifestó que el escrito se entregará, una vez que tenga la firma de Weretilneck, quien había viajado a Bariloche.

Busso se reunió el lunes con Weretilneck para analizar la situación planteada y ayer al mediodía adelantó la difusión de un comunicado con su postura, con coincidencias y disidencias a la determinación del mandatario, pero hasta anoche no se había emitido.

En declaraciones realizadas a Radio Encuentro de Viedma, Busso consideró que “no se puede caer en la estigmatización de grupos y familias de los sectores más pobres”, y si bien puntualizó que “las personas que cometen delitos deben ser sometidas a los procesos judiciales” al mismo tiempo planteó que “hay que respetar la incumbencia de cada uno”.

“Muchos de quienes aparecen como delincuentes son víctimas de un sistema social muchas veces injusto”, advirtió Busso, quien reconoció que “es muy complejo el tema”.

Por último, el titular de Derechos Humanos subrayó que “hablé con el gobernador” de los listados hechos públicos y anticipó que “en las próximas horas haré público lo que conversé con él”.

Desde el gobierno provincial identificaron al sospechoso del ataque al sacerdote Lynch como Guillermo Fabián Loise, de 20 años, quien fue detenido en la madrugada del domingo por personal policial en cercanías del domicilio del sacerdote.

El padre “Pepe” resistió el robo y el sujeto disparó cinco veces en el domicilio. El último proyectil impactó en la pierna izquierda del religioso.

Reclamo de un expolicía

En tanto Aroldo Octavio Nieves, un policía retirado imputado en una causa “menor” reclamó por haber sido presentado como un delincuente recurrente, en el “mapa del delito”.

Su esposa, Sandra Cárcamo, pidió que Weretilneck “salga a limpiar el nombre mi marido, ya que él fue quien lo ensució públicamente”, sostuvo.

Cárcamo aseguró que el hecho de que su esposo figurara en el listado de supuestos delincuentes, le ocasionó inconvenientes “personales y laborales”, porque “familiares y amigos pertenecen a la fuerza”.

La mujer destacó que “muchas personas se solidarizaron” con ellos tras conocerse la imputación del mandatario.

“La Jefatura dará a conocer explicaciones”, dijo Weretilneck a la agencia ADN, cuando fue consultado por la situación del expolicía. (AV/AB)

Busso y Weretilneck difieren sobre la difusión de listas de supuestos delincuentes. Ayer estuvieron en la asunción de Matías Rulli.


Comentarios


Crece la polémica por las listas de Weretilneck