Criadores cerraron el acceso al campo donde instalan el parque eólico de Neuquén

Los criadores de chivas de pelo angora y ovejas merino volvieron hoy a las tranqueras del campo en Bajada Colorada y no permiten el paso de la contratista que arma el parque eólico en cercanías de Picun Leufu



La familia Cárdenas, propietaria del campo donde está en plena instalación el parque eólico, impide el paso de las contratistas que trabajan en la obra ubicada en inmediaciones de Picún Leufú .

Mientras un grupo de la familia permanece en el lugar, Gladys Cárdenas, entrará hoy un petitorio en Casa de Gobierno para que el gobernador Omar Gutiérrez "tome cartas" en el asunto.

"Mis sobrinos están allá y esperan al juez, para que vea cómo está quedando el campo y lo que queda delos animales", dijo Gladys Cárdenas.

Walter Cárdenas tiene su casa de material a unos 500 metros de los trabajos de la multinacional

La familia Cárdenas exige celeridad al juez de Zapala, Matías Nicolini, que hace casi dos meses les impidió el ingreso al campo familiar para facilitar los trabajos de la empresa que emplaza el parque eólico hacia el interior de Picun Leufu.

“No entendemos por qué no podemos tener respuestas; ellos decidieron que no podíamos estar en nuestro lugar, nosotros acatamos eso ¿porqué se toma más de 40 días para llamar a la audiencia de conciliación”, se preguntó Gladys Cárdenas, una integrante de la familia de cinco hermanos.

En el lugar los trabajos para la instalación del millonario parque eólico avanzaron con caminos de grandes dimensiones y bases importantes para la instalación de los molinos.


Debido a las tareas previas a la instalación de las maquinarias, los Cárdenas perdieron la mitad de su capital en producción consistente en unas 500 chivas de pelo angora -de las que esperaban obtener unos 700 chivitos- y ovejas de lana merino.


“Mi hermano ha tenido que salir a buscar animales prácticamente llegando a Santo Tomás, a unos 35 kilómetros del campo; se perdió un 85 por ciento de la parición, hay madres que no las podemos encontrar porque huyeron y los chivitos pierden el pelo en el campo, están flacos”, describió la criadora, en referencia al pelaje angora del que lograban mayor cotización.

El lugar donde la provincia autorizó el emplazamiento de de la estación transformadora para la instalación de unos 29 aerogeneradores de unos 120 metros de altura, integra el campo de veranada familiar de estos criadores de la zona de Picún Leufu.

La familia Cárdenas cuenta con documentación de mensura del lugar, subdivisión para compra en la dirección provincial de Tierras y papeles de asentamiento familiar desde 1.890.

El millonario proyecto preveía en septiembre de 2019 tener en marcha el complajo de 29 aerogeneradores. Está en marcha la estación transformadora.

En un sector de 2.800 hectáreas, la Agencia de Inversiones de Neuquén (ADI) proyectó y licitó por 130 millones de dólares para instalar 100 MW de potencia en el emprendimiento Vientos Neuquinos I.

Cuando la empresa contratada para hacer las bases de los aerogeneradores ingresó al lugar, los Cárdenas le impidieron el paso por desconocer la actividad. Fue entonces que la provincia radicó la denuncia y el juez de Zapala impuso una cautelar que los obligó a abandonar la zona hasta tomar una decisión de fondo.

“En un día, el juez decidió que la empresa podía seguir trabajando; pero todavía no nos llama a la audiencia: el polvillo invade los campos y espanta a los animales, el aire está irrespirable los días de viento y seguimos con la misma pregunta: quién se hará cargo de todo esto que nos afecta ahora y cómo seguimos”, sostuvo Cárdenas.

Agregó que los cinco hermanos “siempre dijimos que no nos oponemos a la obra y al desarrollo, ojalá nos hubiéramos organizado para que no pasara esto. De qué vamos a vivir, nos hace dudar de que exista un impacto ambiental; vemos como trabajan el campo, se rompe todo, a 500 metros de la casa de mi hermano rompieron todo para poner dos torres y ni siquiera nos llaman a la audiencia”, criticó.

La familia Cárdenas planteó la necesidad de que el gobernador Omar Gutiérrez tome cartas en el asunto. Por eso hoy entregarán un petitorio en Casa de Gobierno, en Neuquen capital.

Sin embargo, la denuncia contra la familia Cárdenas la hizo el titular de la ADI, José Brillo, en representación de los intereses provinciales y la cautelar se dispuso para evitar que los Cárdenas circulen por el lugar de los trabajos de la firma trasanacional, aunque posean documentación oficial.

Según una inspección oficial de Tierras solicitada por los criadores neuquinos, Wálter Cárdenas -uno de los 5 hermanos- tiene en el lugar una vivienda de material, galpón de esquila, bebederos, corrales para 71 vacunos, 94 yeguarizos, 205 chivas y 20 ovejas; además de un tanque australiano y un equipo solar del EPEN para la provisión eléctrica, según una inspección realizada por tierras, a pedido de la familia que se siente damnificada por la rotura de alambrados y la pérdida de animales.

La inspección dio cuenta de las características de la casa del bisabuelo, donde vive Nelson Cárdenas, además e las instalaciones de Clyde, Néstor y Gladys, en cada caso con la mención del los corrales, cantidad de ganado, bebederos y otras instalaciones de servicios para las viviendas y para la admistración ganadera.

Los Cárdenas exigen que el juez Nicolini fije la audiencia para continuar el proceso. Quieren que vaya al campo a ver "in situ" las consecuencias de la medida cautelar meses atrás.

Comentarios


Criadores cerraron el acceso al campo donde instalan el parque eólico de Neuquén