Resisten el avance de los molinos de viento

La Provincia realizó una reserva fiscal para colocar un parque eólico. Crianceros dicen que los trabajos interrumpen las pariciones y asustan a los animales.



La familia Cárdena denuncia que la empresa irrumpió en su terreno de manera violenta.

La familia Cárdena denuncia que la empresa irrumpió en su terreno de manera violenta.

“Van a tener que explicar cómo hicieron una reserva fiscal de una tierra que estaba mensurada y tenía ocupantes”, dijo el abogado de la familia Cárdenas, Emmanuel Guagliardo cuando presentó ayer un recurso administrativo en Tierras para que se anule la reserva fiscal que la provincia otorgó a una firma internacional para el desarrollo de un parque eólico.

Paralelamente a la presentación administrativa, apelará la cautelar dictada por el juez procesal administrativo de Zapala, Matías Nicolini, que le garantizó a la firma extranjera el ingreso al campo y ordenó la instalación de custodia policial para evitar el paso de la familia Cárdenas por el lugar, dijo el abogado Guagliardo.

Se trata de 2.800 hectáreas que corresponderían -según el plano catastral presentado- a una porción del campo de los hermanos Cárdenas, una familia de crianceros que está en el lugar desde 1.890, que en 1988 logró una subdivisión, plano de mensura oficial de Tierras de la provincia y gestionó un pedido de compra.

Ambas actividades son compatibles, lo que no entendemos es la violencia con la que irrumpieron en el campo que tiene mensura".

Emmanuel Guagliardo, representante de los cinco hermanos Cárdenas.

Gladys Cárdenas tiene caballos, vacas, chivos angora y ovejas merino que presenta en las ferias rurales de Zapala, donde se compra y vende reproductores y los productores logran mejor genética.

No somos especuladores ni estamos hace 10 meses en el lugar, tenemos toda la documentación para demostrar la cantidad de años que tenemos animales y toda las certificaciones que se actualizan anualmente para quien trabaja con animales”, sostuvo Gladys Cárdenas.

La mujer explicó que se sorprendieron en febrero cuando una empresa contratista ingresó al campo rompiendo alambrados y desbaratando el campo para instalar la infraestructrura con vista a la instalación de los molinos.

Era un campo virgen que lo destruyeron; nadie escucha nuestro reclamo, porque a la empresa norteamericana no le interesa. Se instalaron casi al lado de la casa de mi hermano y los animales huyen espantados, estamos perdiendo la parición”, sostuvo la criancera.

El juez Nicolini dictó una cautelar que le garantizó a la empresa AES la instalación del parque eólico en el predio ubicado en Bajada Colorada, entre Picún y Piedra Colorada.

Wálter Cárdenas -uno de los 5 hermanos- tiene una vivienda de material, galpón de esquila, bebederos, corrales para 71 vacunos, 94 yeguarizos, 205 chivas y 20 ovejas; además de un tanque australiano y un equipo solar del EPEN para la provisión eléctrica, según una inspección realizada por Tierras.


Comentarios


Resisten el avance de los molinos de viento