Crisis del transporte público en Roca: los números de 18 de Mayo

La empresa brindó una radiografía de la situación que atraviesa. Aseguran que si las condiciones no mejoran, no podrán presentarse a una nueva licitación. Esperan una ayuda del gobierno nacional.



La semana pasada transcurrió con normalidad para los trabajadores y usuarios de la empresa 18 de mayo luego de varios días de paro en semanas anteriores.

El principal reclamo, por el pago de sueldos y aguinaldo, se solucionó parcialmente, lo que dio algo de oxígeno a la empresa, aunque resta resolverlos aumentos del 20% pautado a nivel nacional y el resto de sueldo del mes de julio.

El adelanto del subsidio del mes de agosto, de parte de la Provincia permitió hacer frente al conflicto, a lo que se sumó el incremento del boleto, de parte del municipio, lo que dará algo de aire, pero no soluciona el problema de fondo.

“La Comuna” dialogó con los representantes de la empresa de transporte, quienes brindaron una radiografía de la situación que atraviesan.

Tanto el contador, Juan Carlos Bataglia, como el empresario Mario Castillo, coincidieron en que los números están en rojo y que desde hace cuatro años no tienen utilidades (ganancias). Aseguran que lo que ingresa sólo alcanza para cubrir los gastos de la empresa y que esperan una ayuda del gobierno nacional.

Un detalle general de esos datos indica que casi el 50% es utilizado para el pago de sueldos, un 15% para el gasoil y el otro 35% se va en mantenimiento de las unidades, administración, repuestos, seguros.

Bataglia indicó que a la alta inflación del año 2018 se sumó la quita del subsidio desde principios del 2019 generando un grave problema en todas las empresas de transporte del interior del país.

“La crisis económica del país provocó despidos en muchas empresas y esos empleados se movilizaba en colectivo. Los bajos salarios y el alto costo para la compra de cubiertas y repuestos, sumado el aumento del boleto, hicieron que el pasaje se reduzca en un 25%”, explicaron.

La empresa 18 de mayo nació en enero de 2002 y cuando venza el contrato de concesión llegará a los 18 años de servicio en Roca.

Consultados si están en condiciones de presentarse a una nueva licitación, Bataglia respondió que la sugerencia que él hace a los dueños de la empresa es que no se presenten, a no ser que cambien las reglas de juego.

“En estas condiciones no se puede mantener una empresa”, afirmó el contador. A lo que Castillo sumó: “hoy por hoy estamos más en condiciones de entregarle las llaves al intendente y que ellos se hagan cargo”, dijo.

A continuación el diálogo que mantuvieron con este medio.

P- ¿Cuál es la situación de la empresa hoy?

R- Hoy los números están en rojo avanzando a rojo fuego. No tiene ganancias ni está recuperando la amortización. No puede renovar unidades, ni tiene utilidades (ganancias). Con lo que ingresa se hace un equilibrio para cumplir con todo gracias al subsidio que está ingresando. Si ese subsidio no aumenta, hay que aumentar la tarifa y se convierte en un espiral descendiente, porque se pierden pasajeros. Las tarifas suben y la cantidad de pasajeros bajan. Por eso para que sea razonable tiene que existir el subsidio.

P- ¿Hubo reducción de pasajes?

R- La reducción de pasajeros transportados en el primer semestre de 2019, respecto a 2018, se redujo en u n 25%.

El movimiento de pasajeros de lunes a viernes ronda entre los 10 mil a 15 mil por día y los barrios que mayor pasaje generan son barrio Nuevo y J.J.Gómez.

Antes trabajábamos muy bien en la semana, más o menos bien el sábado y los domingos casi nada. Hoy un sábado es igual que el domingo.

Las motos han reemplazado muchos pasajes de colectivos. Son muchos los que prefieren comprar una moto, que se las dan en 12 cuotas sin interes, que seguir pagando el boleto de colectivo.

P- ¿Cuánto cuesta mantener un colectivo?

R- No existe un número exacto pero hay que tener en cuenta que una cubierta nueva dura unos 70 mil kilómetros y eso son alrededor de ocho meses. Cada una cuesta $22.000. Hace seis meses valían ocho mil. El seguro se paga mensualmente y es de siete mil pesos por unidad. Alrededor de $200.000 por todas las unidades, pero la franquicia es de 120 mil pesos. Todos los gastos que no superen esa cifra, lo tiene que afrontar la empresa.

En el caso del gasoil lo pagamos a precio de surtidor, $42. Antes que quitaran los subsidios lo pagábamos entre 12 y 14 pesos.

10 mil litros de gasoil cuestan $420.000 y duran cuatro días para las 15 unidades que recorren la ciudad. Por mes se calcula que se consumen alrededor de 60 mil litros de gasoil por un valor de más de 2.5 millones de pesos.

P- ¿A cuánto debería estar el boleto para que sea rentable la empresa?

R- Según el estudio que hicimos en marzo, el boleto era de $45, hoy debería rondar los $50.

En enero pedimos una actualización de la tarifa de 45%, pero nos dieron un 26%. Ahora pedimos un 20% y nos dieron un 11%. El problema es que al disminuir los recursos, se siguieron incrementando los costos, por ejemplo en lo que va del año se incremento el gasoil en un 26%.

P-¿Quién subsidia el boleto escolar?

R-Nadie. Lo hace la empresa y está dentro del equilibrio económico financiero que se necesita tener y no lo tenemos. Es más, existe una ley provincial que indica que el boleto estudiantil debe costar un 50% más barato que el boleto común. Eso significa que hoy debería estar a $14 más o menos, pero lo tenemos a $8.90. Si quisiéramos hacer cumplir esa ley se arma un lío bárbaro. Otra observación es que la empresa contempla a los estudiantes universitarios, algo que no está en la Ley, pero que de igual manera hace extensivo a ese sector de la población.

En el caso de las personas con discapacidad tenemos unos dos mil carnets a lo que se suman los acompañantes terapéuticos. Todas esas cosas están contempladas por la empresa.

P-¿En enero se vuelven a presentar a la licitación?

R- La empresa está en condiciones de presentarse, pero deberían cambia las reglas de juego, porque así no se puede trabajar. Estamos muy complicados.

El primer semestre de 2019 tuvo una reducción de pasajeros del 25%, respecto al mismo semestre de 2018.

Pagaron el aguinaldo, pero el conflicto continúa

El pasado jueves la empresa de colectivos 18 de Mayo, hizo frente al pago de aguinaldo a los más de cien trabajadores, más una cuota de $7.000, a cuenta del sueldo de julio.

Si bien este aporte sirvió para descomprimir el conflicto y evitar medidas de fuerza durante esta semana, el sindicato presentó un reclamo el viernes ante la Secretaría de Trabajo.

“Por suerte nos pagaron, pero hay que ver qué va a pasar de ahora en mas. Nos deben lo que resta del sueldo y el 20% de aumento más un bono de $16.000. Desde la empresa nos dicen que no tienen los dos millones de pesos que hacen falta para afrontar estos pagos. Veremos que pasa en los próximos días, pero nosotros ya hicimos el reclamo ante la secretaría de Trabajo”, informó Martín Villaroel, delegado de choferes.


Comentarios


Crisis del transporte público en Roca: los números de 18 de Mayo