¿De qué cuarentena hablamos? Las calles siguen reflejando vida normal

¿Qué esperamos para actuar con responsabilidad, quedarnos en nuestras casas y cuidarnos y cuidar a los demás? Por lo visto, no parece haber conciencia plena del peligro del virus que -sabemos- circula.



¿Aprendemos de nuestros errores? Evidentemente no.

Toda la mañana, el movimiento en las calles fue el de un día casi normal. Circulación intensa en arterias y veredas de Roca, por citar un ejemplo; pocos lugares para estacionar en el centro, colas en los bancos…

Ciertamente esas filas no eran tan dramáticas como las del viernes pasado. Hay gente que respeta el metro y medio requerido (pero otras no, como se advierte en la foto), y solo unos pocos llevan barbijo como pide la gobernadora Arabela Carreras, aun cuando Río Negro no es una de las cinco provincias que ha establecido obligatoriedad en su portación.

Las colas siguen. Una postal de esta mañana, en Roca. (Foto Juan Thomes)

El problema de todos modos sigue siendo la circulación. Demasiada gente dando vueltas. Se comprende la necesidad de búsqueda de algún dinero, de la urgencia de sostener la mínima actividad permitida, de ir por víveres para alimentarse o fármacos. Pero no en esa magnitud. No parece haber conciencia plena aún -transcurridos veinte días de la cuarentena preventiva y obligatoria- de los peligros de contagio del coronavirus.

 Las noticias y la propia mandataria nos hablan de una circulación comunitaria que ya está entre nosotros. La estadística (casos en Valle Medio y otras localidades) lo demuestran.

De modo que: ¿qué esperamos para cuidarnos y asegurarnos estar guardados en casa? Sólo vemos a gente haciéndolo desde las 18, cuando los súper y locales habilitados cierran inexorablemente sus puertas. Desde ese momento parece funcionar la cuarentena, antes no.

Es de suponer que puede haber un número impreciso de personas que tosan, saliven o tengan unas líneas de fiebre cerca nuestro y que no han reportado esos síntomas asociados al virus. Es perfectamente posible. Sabemos también que hay personas sin síntomas que pueden portarlo. No debemos descartar nada. Sólo tener conciencia de la peligrosidad de este virus que no encuentra aún terapéutica.

Entonces, no cabe otra posibilidad que el confinamiento. No cabe otra cosa que ser responsables individualmente para cuidarnos y cuidar a los demás. Las imágenes de vida normal que vemos o protagonizamos contradicen la más imperiosa de las obligaciones de aislamiento, en estos tiempos de enorme riesgo.



¿Cuáles son los síntomas del coronavirus?

- Los síntomas más comunes son fiebre, tos, dolor de garganta y cansancio.

- Algunos casos pueden presentar complicaciones y requerir hospitalización.

- Puede afectar a cualquier persona, el riesgo de complicaciones aumenta en mayores de 60 años y personas con afecciones preexistentes (enfermedad cardiovascular, diabetes y enfermedad respiratoria crónica entre otras).

- En caso de presentar síntomas, aunque sean leves, consultar telefónicamente al sistema de salud. En Neuquén: 0800-3331002 . En Río Negro: 911

Las medidas de prevención:

- Cuarentena preventiva y obligatoria.

- Distanciamiento social (mantener un metro de distancia entre personas)

- Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o alcohol en gel.

- Toser o estornudar sobre el pliegue del codo o utilizar pañuelos descartables.

- No llevarse las manos a la cara.

- Ventilar bien los ambientes de la casa y del lugar de trabajo.

- Desinfectar bien los objetos que se usan con frecuencia.

- No automedicarse.


Comentarios


¿De qué cuarentena hablamos? Las calles siguen reflejando vida normal