Dalia Gutman: a sala llena en Neuquén

Ante un Teatro Español colmado por platea femenina (casi un 95 por ciento) este viernes por la noche pudimos ver “Cosa de minas”, de Dalia Gutmann. Fue un show colmado de risotadas, aplausos, chiflidos y exclamaciones del tipo “diosa”, “genia”. Sin dudas, la platea se mostró eufórica y dispuesta a un juego que nuestra standapera sabe manejar a la perfección.

Hubo de todo: el permanente “para los 22 hombres que hay en la sala” y el invento de nombres estilo bautismo que mantuvo vigente durante toda la noche (guiño a los y las presentes) básicamente porque funcionó: arrancó risotadas constantes de la platea femenina, que entraron claramente en código.

Arengó de movida a la platea, bailó, cantó, se puso en “modo locutora”, se mostró como la mujer “pulpo” que es en la mayoría de los casos, habló del sentimiento que sufren y celebran las mujeres en la actualidad, se rió del brazo tipo “salero”, en referencia al colgajo del brazo. Y así durante todo un show parejo e intenso, en humor y en inteligencia.

Si algo quedó claro fue que mujeres y hombres somos muy distintos: los hombres pueden hablar y enfocarse en un solo tema y las mujeres pueden abrir miles de ventanas. Ellas se pueden hacer cargo de la casa, de los hijos, de ir al gimnasio, de estar siempre espléndidas, aunque pudo diferenciar los pocos casos que son distintos. No quedó afuera el tema hormonal y se refirió también al llanto, a la menstruación, a la presión social y generó risas y aplausos permanentes.

Tras el show, autografió libros y se sacó selfies, junto con las muchas fanáticas que se acercaron.

Esperamos que el año próximo llegue pronto porque se comprometió a volver. A esta servidora se le pasó muy rápido el show, pudo ver a una artista (madre y esposa) divertida y profesional del stand up. Por fortuna, el público de la zona le respondió


Comentarios


Dalia Gutman: a sala llena en Neuquén