De periodistas y militantes

– El libro tiene una acusación muy seria a Víctor Hugo Morales. Lo tilda de tener “doble moral”, ¿por qué califica su postura de conversión “brutal”? – En el capítulo “La doble moral de Víctor Hugo” está la respuesta completa. Allí se encuentran las afirmaciones textuales sobre lo que pensaba antes y después de “su conversión”. Hay contradicciones que son increíbles. Cito sólo una. Para el Víctor Hugo anterior a su conversión, los periodistas de 678 eran los peores del mundo. Les llamó miserables. Que cobraban de la ventanilla del Estado para descalificar a sus colegas. Fue una de las críticas más fuertes que escuché sobre ese programa después de las de Jorge Lanata. Pero el Víctor Hugo converso, no mucho tiempo después, dijo que los integrantes de 678 eran como él. Unos valientes que luchaban casi sin armas contra el ejército más poderoso del mundo. – ¿Qué opina del periodismo militante? – Periodismo y militante son conceptos contradictorios. Se es periodista o se es militante. Ambos roles son incompatibles. Aun así, respeto a los que defienden ideas, aunque puedan estar equivocados. Me dan asco los mercenarios que un día matan por su patrón en Canal 13 y otro día matan por su patrón en la Casa Rosada. – Y usted ¿dónde se ubica? – Creo que soy el mismo de siempre, con muchos defectos y algunas pocas virtudes. Excepto por las horas de vuelo y el oficio, no soy muy diferente del que escribió en 1990, “Por qué cayó Alfonsín”; en 1992, “Los dueños de la Argentina”, en 1994; “Los dueños de la Argentina II”, “El dueño” en el 2009, “El y ella” ahora o el que fundó la Cornisa producciones para tener más autonomía y más libertad. Trabajo en radio y televisión desde hace muchos años. Además me animé a escribir un guión para ficción y a producir una película. Me ubica en el lugar de un periodista que escribe libros de investigación y que produce y conduce programas para expresarse con el mayor margen de libertad que se pueda conseguir. – ¿Cómo cree que va a afectar esta suerte de enfrentamiento entre periodistas al periodismo en general? – Hay que analizar el fenómeno en perspectiva. De aquí a cinco años. Hay algunos que serán recordados peor que Bernardo Neustadt y José Gómez Fuentes. Hay otros que serán olvidados entre los pliegues de su propia mediocridad y miserabilidad. Lo demás irá decantando. O se irá entremezclando con el nuevo fenómeno que está afectando y mucho a la prensa nacional e internacional: internet y las redes sociales.


Comentarios


De periodistas y militantes