Denuncian por excesos a la Policía

La víctima tiene 18 años y perdió la visión de un ojo.

NEUQUEN (AN).- Vecinos y familiares del barrio San Lorenzo acusaron a la Policía de dispararle a un joven de 18 años en un ojo y hacerle perder la visión durante los enfrentamientos del sábado pasado. También afirmaron que luego de denunciar el hecho, su hermano mayor fue detenido y golpeado por los uniformados.

La denuncia la efectuaron en una conferencia de prensa que dieron en las puertas de la comisaría 16, el presidente de la comisión vecinal Eriberto Chureo, los padres del joven y vecinos del barrio.

Afirmaron que el hecho ocurrió alrededor de las 19.30, minutos después de que comenzaron los incidentes entre jóvenes del barrio y policías por el accidente de una nena que fue atropellada y murió.

El joven, identificado como Esteban Cevallos, fue interceptado en la intersección de Cayasta y Abraham por uniformados que le dispararon en la cara, afirmó su madre Elizabeth Fernández. Al día siguiente lo llevaron hacia el hospital "Horacio Heller" donde lo operaron. "Perdió la visión y según cómo evolucione, puede salvarse de perder el ojo también", indicó la mujer.

La denuncia la radicó en la comisaría el lunes. Y afirmó que tras hacerla, el mayor de sus hijos y hermano del adolescente herido, fu detenido por policías de la dependencia, golpeado y amenazado.

El titular de la comisaría 16 Claudio Yermano, señaló ayer que el hecho está siendo investigado por la justicia y en forma interna por la fuerza. En diálogo con la prensa planteó dudas respecto a la denuncia: "el certificado médico no dice que la lesión fue por un perdigón de bala de goma; nos llama la atención que con una herida de esas características el joven haya ido al hospital al otro día; y además es la única lesión que tiene cuando los cartuchos de bala de goma disparan 20 perdigones por lo que tendría que tener otros impactos en el cuerpo".

También negó que el personal de la comisaría haya amenazado a los jóvenes. "Eso no es así, lo desmiento en forma absoluta", remarcó.

La madre del adolescente consignó que fue llevado al día siguiente al hospital porque "no podíamos salir de la casa por las calles estaban llenas de policías y con gases por todos lados".

Los enfrentamientos comenzaron minutos después de las 19 y finalizaron alrededor de las 6 de la mañana de día siguiente. Surgieron luego de que un camión atropellara a una nena de seis años. Los jóvenes intentaron quemar el camión y luego fueron a la comisaría para linchar al conductor. Si bien el imputado fue derivado a otra dependencia policial, el ataque a la comisaría no se detuvo en toda la jornada.


Comentarios


Denuncian por excesos a la Policía