Desde el G-24, Miceli pidió acelerar reforma del FMI

Habló como titular del grupo de los países en desarrollo en la asamblea del FMI. El organismo de crédito volvió a plantear la necesidad de limitar el gasto público.



#

Miceli encabezó la reunión de los países en vías de desarrollo y pidió mejores condiciones para negociar con los países ricos.

La ministra de Economía, Felisa Miceli, renovó ayer sus críticas al actual funcionamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), insistió en la necesidad de acelerar una reforma y propuso la creación de una fuerza dentro del Grupo de los 24 que apoye técnicamente las discusión con el grupo de países desarrollados.

La ministra formuló ayer su discurso como presidenta del Grupo de los 24 (G-24), que representa a un conjunto de países en desarrollo, en el marco de la Asamblea Anual del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial.

“No queremos un G-24 que publique un libro por año; queremos un G-24 que nos apoye a lo largo del año con trabajos técnicos y con ideas innovadoras.

Necesitamos poder reducir el “handicap” de tener que negociar con un G-7 donde en cada una de sus capitales hay equipos de gente con recursos disponibles para ayudar a sus negociadores”, dijo Miceli.

La funcionaria agregó que “en el G-24 debemos hacer lo necesario para ganar mayor efectividad. Desde la secretaría tenemos que buscar activamente consensos y desde la oficina de coordinación de investigaciones tenemos que hacer un uso más eficiente de los recursos para poder producir en forma ágil y oportuna documentos que sirvan para mejorar la calidad de nuestra participación en las negociaciones en curso.”

Felisa Miceli sostuvo que “todos somos conscientes de que la consolidación de una posición común de los países en desarrollo es de fundamental importancia para promover reformas que sirvan al objetivo de mejorar la efectividad y la legitimidad del Fondo y del Banco Mundial”.

No obstante el reclamo inmediatamente aclaró que “no nos une el deseo de confrontar con los países desarrollados, sino el de reforzar el multilateralismo”.

La titular del Palacio de Hacienda sostuvo que “sin dudas, la efectividad del Fondo Monetario está hoy seriamente cuestionada. Los fuertes desequilibrios externos imperantes hablan mal de su capacidad de persuadir a las economías de mayor peso en la economía mundial de la necesidad de implementar políticas que permitan desactivar el peligro que esos desequilibrios implican”.

Por su parte, Anoop Singh, director del Departamento para las Américas del FMI, afirmó que la economía de América Latina se ha vuelto más resistente a impactos externos, y aunque seguirá creciendo a un ritmo relativamente elevado en los próximos dos años, el alto nivel del gasto público constituye una amenaza a conjurar, advirtió ayer el FMI.

El incremento del gasto público ha sido una de las medidas más notorias que ha tomado el gobierno de Néstor Kirchner en los últimos meses.

Una de las explicaciones de los analistas a esta decisión es que el 2007 es un año electoral en donde se definirá la continuidad del actual modelo que encabeza el santacruceño.


Comentarios


Desde el G-24, Miceli pidió acelerar reforma del FMI