Después del trasplante, Brisa recibirá el Año Nuevo fuera del hospital

La adolescente de Neuquén estaba primera en la lista de espera del Incucai hasta hace 10 días, cuando recibió un trasplante hepático.



#

Brisa espera que le den el alta para poder pasar la fiesta de Año Nuevo fuera del hospital. (Foto: Gentileza.- )

“Brisa ya le pone primera y sale arrancando” contó feliz José, el papá de Brisa Orellana Rossetti, la adolescente neuquina que estuvo primera en la lista de espera de un trasplante y que hoy también espera, pero el alta para poder ir a pasar la fiesta de Año Nuevo fuera del hospital.

Hace 10 días Brisa encabezaba la lista de espera que confecciona el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) hasta que fue sometida al trasplante hepático que tanto necesitaba. La cirugía duró muchas menos horas de lo esperado, como un indicio de la velocidad a la que la joven mejoraría. Según José, los médicos “están sorprendidos por la evolución en tan poquitos días”.

Todo parece indicar que el deseo de que la familia festeje la llegada del 2019 fuera del hospital Italiano se va a hacer realidad. Brisa se encuentra internada en una sala común, sin ningún tipo de asistencia y ya sin morfina, sólo analgésicos más leves, pero sin sentir dolor. Los análisis que le realizan permanentemente dan buenos resultados y su hígado está funcionando casi al 100%.

José resaltó la atención que recibió por parte de la obra social estatal, ya que su personal, a pesar de no estar trabajando por el asueto administrativo decretado para estos días, le garantizó la provisión de los 18 medicamentos que necesita la joven.

Te puede interesar | La cirugía salió bien y Brisa ya fue trasplantada

La habitación donde ahora la adolescente cuenta las horas para irse, fue el lugar donde junto a sus padres, hermano y un tío celebraron la Navidad, primer paso para ir dejando atrás una historia que comenzó el 26 se septiembre, cuando después de que se descompensara, los médicos encontraron tumores en su hígado.

Desde ese momento la familia dejó su casa de Neuquén para mudarse a un departamento en Buenos Aires, cercano al hospital. José estima que permanecerán en el lugar al menos un mes más, hasta que finalmente les permitan retornar. Él a manejar su taxi, su esposa a la docencia y Brisa a prepararse para cursar el segundo año de la secundaria en el CPEM 47, todas sus actividades de siempre, aunque sabiendo que ellos ya no son los de antes.


Temas

Neuquén Salud

Comentarios


Después del trasplante, Brisa recibirá el Año Nuevo fuera del hospital