Dirigencia expectante



Dirigentes políticos y rurales destacaron ayer el protagonismo que tendrá el Parlamento nacional para intentar resolver el conflicto entre el Gobierno y el campo, con el tratamiento de la resolución 64, modificatoria de la 125, que establece un esquema de retenciones móviles para la soja, el trigo, el maíz y el girasol.

El dirigente agropecuario Alfredo De Angeli anunció que dejan las rutas y pidió disculpas por haber dicho que había que "enseñarle a legislar a los legisladores".

Asimismo, confirmó que un grupo de ruralistas instalará una carpa frente al Congreso Nacional "para ayudar" en el debate por las retenciones móviles.

El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, advirtió que "no puede haber acciones de temeridad o presiones" contra los legisladores durante el debate parlamentario porque "sería volver contra la democracia".

Por su parte, el jefe de Gobierno porteño y líder del PRO, Mauricio Macri, advirtió que "hay que resolver el conflicto" con el campo, porque, según consideró, "el futuro de los argentinos está en peligro", pero opinó que el proyecto remitido por el PEN al Congreso "es obvio que no lo resuelve". Según dijo, el país "está en hibernación, en coma" y recomendó "volver a poner a Argentina a trabajar". (DyN)


Comentarios


Dirigencia expectante