"¿Discriminación o indiferencia?"

Con fecha 5/8 elevé, por mesa de entrada, una nota al sr. secretario de Cultura y Turismo de la ciudad de Neuquén, don Oscar Smoljan, a los efectos de solicitar una entrevista, dejando a su criterio fecha y hora de la misma.

El motivo de tal pedido obedecía a dos razones: en primer lugar hacerle conocer mi trayectoria como escritora neuquina, y en segundo lugar poder realizar una nueva presentación de mi último cuarto libro titulado "Cuentos que no son tan cuentos", en la sede del MNBA cuya primera presentación (valga la redundancia) se llevó a cabo el 18/4 en la biblioteca "Juan B. Alberdi" de esta ciudad.

Con mucho asombro y desencanto a prácticamente un mes de haber presentado el pedido, junto con un ejemplar del libro para su evaluación, dado que las críticas sobre el mismo en distintos medios han sido muy buenas, no he tenido respuesta alguna.

Mi desconcierto se acentúa al tomar conocimiento de que la escritora Gabriela Grünberg presentó en esa sede el 1/8 su libro titulado "La morada de las pasiones", pero lo que me dejó totalmente anonadada fue lo que expresa textualmente en uno de sus párrafos "Esta es una primera tirada de 500 ejemplares que hará el MNBA como parte de su programa editorial, es el quinto en este año y será entregada a escuelas, centros de estudios e investigación y bibliotecas populares".

Ahora bien, el libro en cuestión está ilustrado por el artista plástico Carlos Alonso, lejos de quitarle valor a su arte y al contenido de la obra, que sin duda tiene, a mi modesto entender, no queriendo desmerecer la calidad de la misma, no me parece oportuno distribuirla entre mentes jóvenes que si bien, lamentablemente están "familiarizados" con las "pequeñas miserias cotidianas" aumenten su cuota de descreimiento de todo aquello que se refiere a valores éticos y morales.

Pero más allá de estas apreciaciones, que bien pueden ser erróneas, lo que me llena de frustración e impotencia son dos interrogantes que para mí sí son relevantes:

Primero: ¿No mereció mi nota, de parte del sr. secretario, tan sólo una simple respuesta citando simplemente la recepción del libro más allá de que éste mereciera o no su aprobación?

Y en segundo lugar si hubiera o hubiese una negativa de su parte en cuanto a la pretendida presentación en esa sede, manifestar con fundamento, aunque sea en desmedro de mi obra, una respuesta que satisficiera tal negativa, porque estoy plenamente convencida de que de la crítica objetiva y constructiva se aprende.

Lo expuesto precedentemente tiene como sana y auténtica intencionalidad se brinde a todos los escritores neuquinos idénticas oportunidades para aprender con sencillez y humildad de nuestros errores.

 

 

Marta Beatriz Anaya

DNI 5.169.240

Neuquén


Comentarios


«¿Discriminación o indiferencia?»