Doce testigos declararon en el juicio a Carassale

Algunos dijeron que los bajos costos de los terrenos estaban dados por la falta de servicios al momento de la venta



VIEDMA (AV).- Doce testigos declararon en el juicio que investiga la presunta venta irregular de terrenos en el balneario Las Grutas.

En esta audiencia que se inició la semana pasada se trata de establecer si el ex intendente de San Antonio, Carlo Carassale, incurrió en un presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público y una presunta defraudación contra el municipio durante su gestión por esas ventas. Los terrenos en cuestión están ubicados en la zona conocida como la ampliación del sector del Golfo Azul en Las Grutas. El cuestionamiento es que esos terrenos fiscales fueron vendidos a valores inferiores a los establecidos en una ordenanza municipal.

Varios de los testigos de estos dos días coincidieron con lo señalado por Carassale en el sentido que los valores fueron fijados en un costo inferior por carecer esos terrenos de los servicios de agua, luz y gas que quedaban a cargo de los preadjudicatarios y porque además algunos de esos lotes estaban invadidos por médanos y requerían de trabajos de nivelación que también debían asumir los adquirentes.

Así lo señaló René Humberto Peireti, quien se desempeñó entre otros cargos como asesor del Tribunal de Cuentas del municipio durante la gestión del ex intendente. Ante el Tribunal recordó que hubo un pedido de explicación sobre los valores de esos terrenos que finalmente fue aclarado por el Ejecutivo municipal con los fundamentos de la falta de servicios y nivelación que quedaban a cargo de los adjudicatarios. Peireti señaló además que la falta de una norma general sobre el tema “generaba algunos grises”.

También declaró Alicia de Oliva, quien tiene en sociedad con la esposa de Carassale departamentos en Las Grutas que fueron construídos durante la gestión del ex intendente.

La mujer aclaró que no hubo contacto previo con el intendente antes de la compra de los lotes y que luego en la sociedad no intervino “para nada”. Norberto Montinero, empleado municipal, detalló ante el Tribunal que trabajó en la delegación de Las Grutas donde se encargó de la preadjudicación de terrenos.

Reiteró lo ya señalado sobre la diferencia de los valores y sostuvo que los costos de esos predios eran trasmitidos “verbalmente” por el entonces delegado municipal en ese balneario Carlos Ullua.

Otro de los testigos Carlos Landívar propietario de una inmobiliaria de Las Grutas recordó que con anterioridad a la gestión de Carassale adquirió lotes fiscales “llenos de médanos de los que nos hicimos cargo de la nivelación y la instalación de servicio y nos costó mucho pagarlos”.


Comentarios


Doce testigos declararon en el juicio a Carassale