Dos uniformados indicaron presuntas irregularidades

Durante el juicio contra siete policías, investigados por presunta asociación ilícita y otros delitos. Una policía declaró que vio a un imputado con dinero de la cooperadora policial.





VIEDMA (AV)- Los malos tratos del oficial principal Ricardo Sales fueron el común denominador de los testimonios de ayer en el juicio contra varios policías.

Sin embargo, una policía que declaró como testigo, señaló que algunos de los imputados manejaban dinero de la cooperadora policial. Otro testigo policial, indicó que los adicionales realizados en horario de servicio, los recibía Sales. Esta audiencia también se caracterizó por varios llamados de atención de los jueces a los defensores.

El Tribunal integrado por María del Carmen Vivas de Vázquez, Eduardo Ignacio Giménez y Juan Pablo Videla trata de dilucidar si existió asociación ilícita entre los policías, además de otros delitos que se les imputan por el manejo de los fondos de la cooperadora de la ex subcomisaría del barrio Guido destinados presuntamente para gastos personales; igual situación con los combustibles que se recibían no sólo de la Policía sino de donaciones y la afectación de personal de servicio para adicionales, cuyo cobro o parte de él debían entregar a la subcomisaría.

De los cinco testigos escuchados, tres fueron uniformados. Uno de ellos retirado. Todos coincidieron en que Sales maltrataba al personal y una de las testigos relató que hasta la acosó invitándola en más de una oportunidad a tomar un café e inclusive con una propuesta de viajar hasta Bahía, «total allí nadie nos conoce».

La mujer sostuvo que ante la situación de presión vivida durante el año que prestó servicios en la ex subcomisaría del Guido, recurrió al entonces jefe de la Regional Primera, Raúl Paolini, (hoy uno de los imputados) quien le solucionó el problema autorizando su traslado a otra dependencia.

Mariela Casalla recordó que el suboficial Donato -otro de los procesados- realizaba tareas en la cooperadora y era el encargado de traerle las facturas y los diarios todas mañanas a Sales.

También dijo que en alguna oportunidad vio a éste último recibiendo la rendición del dinero de la cooperadora que traía Donato, desconociendo el destino que se le daba a esa recaudación. Respecto del combustible que la ex subcomisaría recibía desde Logística y por donaciones, sostuvo que le llamó la atención que por más cantidad que ingresaba los patrulleros no tenían lo suficiente para las recorridas.

Ante una pregunta del Tribunal, también desconoció si era utilizado con otro fin. Sólo confirmó que uno de sus jefes era oriundo del norte del país.

Respecto de los adicionales del personal, manifestó que por comentarios en la unidad sabía que parte de esos pagos que percibía el personal se destinaban supuestamente para la compra de elementos para la subcomisaría.

Fernando Maripili, otro policía que atestiguó ayer coincidió en el mal trato que mantuvo Sales con el personal. Enfatizó que él llegó a enfermar por este tema. También relató que en una oportunidad cumplió varios días de adicionales, cuyo cobro «aproximadamente de unos 400 pesos se los entregué a Curiqueo que se los subió a la oficina a Sales», quien le manifestó «a ver che, me trajiste todo!». Admitió que no correspondía realizar adicionales en horarios de servicio pero «era mejor que estar en la subcomisaría por el maltrato psicológico que se recibía».

El oficial agregó que por este motivo hasta redactó su pedido de baja del que desistió. «Pibe, estas cosas pasan pero los jefes cambian», recordó que le aconsejó Curiqueo, «y tenía razón».

El oficial añadió que se observaron mejoras en la dependencia como la colocación de vidrios y la compra de una central telefónica, entre otros.

En la audiencia de ayer también declaró Antonio Tromer quien se desempeñó como presidente de la cooperadora de la subcomisaría. Sostuvo que el dinero lo manejaba él y que se destinaba a la adquisición de elementos que hacían falta en la dependencia. La quinta testigo fue la ex tesorera de esa entidad Olga Rallet.


Comentarios


Seguí Leyendo

Dos uniformados indicaron presuntas irregularidades