Criptomonedas: crisis u oportunidad

El precio del Bitcoin tocó sus mínimos en dos años la última semana. No obstante existen motivos para anticipar que el ciclo podría revertirse y que es un buen momento para entrar.





Cripto activos. Uno de los refugios de valor más elegidos por los argentinos.

La criptomonedas volvieron a ser noticia esta semana por el derrumbe que experimentó la cotización del Bitcoin, que alcanzó sus valores mínimos desde fines de 2020.


En solo ocho días, la cotización de la moneda virtual más famosa cayó un 28%, pasando de los u$s 39.669 el día 4 de mayo a los u$s 28.592 el 12 del mismo mes. En el mismo lapso de tiempo, la cotización de Ethereum la segunda moneda virtual más utilizada, se desplomó un 33,8% cayendo de los u$s 2.951 hasta los u$s 1.946.


La tendencia a la baja en las cotizaciones generó una venta masiva de criptoactivos, que terminó por fortalecer la misma senda a la baja en los precios. Según el sitio especializado CoinMarketCap, las pérdidas llegaron a ser de u$s 200.000 millones en un solo día a raíz de la enorme caída en la valorización de las criptomonedas más importantes.


La noticia es especialmente importante en Argentina, donde se agrupa una porción mayoritaria de los usuarios de criptomonedas a nivel global.


En efecto, un reciente estudio publicado por CoinText, otro de los sitios especializados en el mundo cripto, indica que Argentina es el país donde existe una mayor porción de inversores cripto que elige Bitcoin. El 73% de quienes coloca fondos en criptoactivos elige Bitcoin, mientras que solo el 14% opta por Ethereum.

La pérdida del poder de compra de la moneda nacional es persistente y cada vez más alta, y quienes tienen pesos en la mano buscan las vías de escape más seguras para deshacerse de los pesos y poder ahorrar.


Entre los motivos que movilizan a los argentinos a optar por las cripto, sobresalen dos relacionados entre sí.
El primero es sin duda la inflación. La pérdida del poder de compra de la moneda nacional es persistente y cada vez más alta, y quienes tienen pesos en la mano buscan las vías de escape más seguras para deshacerse de los pesos y poder ahorrar.


El segundo es la escases de alternativas de refugio de valor para escapar a la depreciación del peso. Con el acceso vedado al mercado oficial de divisas y la escases estructural de dólares en la economía, las criptomonedas se erigen como una alternativa descentralizada, sin intermediarios y accesible para cualquiera sin ningún tipo de límite ni distinción en cuanto al poder adquisitivo ni al perfil del inversor.


Con tal panorama, el principal interrogante es si el actual escenario configura una crisis para el mundo cripto, o se trata en realidad de una formidable oportunidad para ingresar con precios bajos a un ciclo que puede revertirse rápidamente y ofrecer grandes ganancias.


Una de las claves para comprender la dinámica del precio del Bitcoin, es que la emisión de la más célebre moneda virtual no solo es acotada, sino que cada cuatro años se reduce a la mitad. Ese corte se conoce como “halving” y es un proceso automatizado de reducción a la mitad de los Bitcoins que reciben los mineros como recompensa por la creación de un bloque.


Ante la inminencia de un halving, el mercado genera un enorme salto en el precio. El último halving tuvo lugar en 2020 y ese año la cotización del Bitcoin pasó de u$s 11.300 a un máximo de u$s 61.283 en apenas cinco meses.


Si se levanta la mirada por encima de la coyuntura actual de derrumbe en los precios, resulta que en 2022 restan solo dos años para el proximo halving, que tendrá lugar en 2024. Más allá del rebote que pueda generarse por la dinámica propia del mercado luego de las fuertes caídas de este mes, la sola proximidad del halving garantiza que en los próximos 24 meses el precio del Bitcoin sin dudas tendrá una fuerte corrección al alza.

Dato

28%
La caída que experimentó la cotización del Bitcoin en solo ocho días durante el mes de mayo.


El precio del Bitcoin, el Ethereum y el de otras monedas como Solana o Dodgecoin pueden mantenerse ocasionalmente a la baja en el corto y mediano plazo, pero si se mira la serie en un plazo de cinco años hacia atras, practicamente ninguna de las criptomonedas virtuales arroja pérdida, y por el contrario la mayoría exhibe ganancias sustanciales.


No solo ello, sino que lentamente las monedas virtuales empiezan a ser utilizadas como moneda de cambio, el paso previo a convertirse también en unidad de cuenta.


Sin ir demasiado lejos, existen shoppings de los más conocidos en el país que ya cuentan con cajeros electrónicos cripto, para que los usuarios puedan retirar efectivo durante su visita al centro comercial.

Existen también comercios que ya reciben pagos en criptomonedas mediante las billeteras virtuales. Otro ejemplo reciente, es el de la plataforma Decrypto. Se trata de una de las exchanges más importantes en el país, y acaba de lanzar una tarjeta de crédito cripto, que permite pagar todos los consumos en hasta 12 cuotas en pesos sin interés, tanto en Argentina como en el exterior.

El plástico es respaldada internacionalmente por Visa y no impone un máximo disponible para compras, ya que el límite lo decide el usuario. Además, se premia cada consumo realizado con el reintegro de un 3% en criptomonedas. El único requisito es que los usuarios deben dejar sus criptomonedas en garantía en la plataforma hasta saldar sus consumos, y a medida que abonan las cuotas se va liberando la garantía.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Criptomonedas: crisis u oportunidad