La peor cara de la crisis: cada vez más familias de Neuquén y Plottier son indigentes

Los datos coinciden con los relatos de quienes conocen de cerca la situación social del principal centro urbano de la Patagonia: los ingresos de cada vez más hogares son insuficientes para comer adecuadamente. El rol del crecimiento poblacional por el boom migratorio.

A fines de septiembre, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) difundió los datos de pobreza e indigencia de Argentina. Los mismos dan cuentan de un nuevo deterioro de la situación social en el primer semestre del año. El conglomerado Neuquén-Plottier no fue una excepción, y sus indicadores evidencian un agravamiento en el más sensible de los aspectos.

Para medir la indigencia y la pobreza se hace una comparación entre los niveles de ingresos de los hogares con el valor de dos canastas de bienes. La “línea de indigencia” está determinada por la canasta básica alimentaria (CBA), que incluye aquellos alimentos y bebidas representativos del consumo de la población y que satisfacen sus necesidades nutricionales. La canasta básica total (CBT) determina la “línea de pobreza” y amplía la CBA al incorporar bienes diferentes de los alimenticios, como por ejemplo vestimenta, transporte, educación y salud.

Detrás de esa fría metodología hay una dura realidad. Hay vidas atravesadas por las carencias, familias que no llegan a fin de mes, niños y niñas que van a dormir o a la escuela con hambre. Los datos conocidos hace poco más de una semana son “dignos de indignación”, e incluso podrían estar subestimando la situación social actual, pues refieren a los meses previos a la aceleración inflacionaria ocurrida tras la devaluación y las elecciones de agosto.

Sobrecargados. La mayor demanda en comedores comunitarios es un síntoma del aumento de la indigencia en Neuquén y Plottier. Foto: Matías Subat.

En el conglomerado urbano definido por las ciudades de Neuquén y Plottier (Neuquén-Plottier de aquí en más) se evidencia un progresivo empeoramiento de uno de los flagelos sociales más graves: la indigencia. En este informe comparamos los datos locales con los nacionales y presentamos testimonios de alguien que conoce de primera mano la problemática social de esas ciudades.

Indigencia y pobreza: los datos de Neuquén y Plottier


Según se desprende de los datos recientemente publicados por el INDEC, en Neuquén-Plottier se reduce el porcentaje de personas pobres, pero aumenta el de personas indigentes. Es decir, hay habitantes cuyo poder de compra mejoró lo suficiente para ascender socialmente y salir de su condición de pobreza, pero otros que experimentaron lo contrario al punto de tener dificultades para acceder a los alimentos básicos. En el principal centro urbano de la Patagonia la crisis agudiza uno de los más graves flagelos sociales: el hambre y/o malnutrición.

La tasa de indigencia en Neuquén-Plottier fue del 6,8% en el primer semestre del año, incrementándose respecto del semestre previo a una tasa cuatro veces mayor que la observada a nivel nacional. Es decir, si bien tal centro urbano aún evidencia niveles de indigencia menores que el del total del país, la diferencia se redujo según el INDEC.

En el principal centro urbano de la Patagonia la crisis agudiza uno de los más graves flagelos sociales: el hambre y/o malnutrición.

La medición oficial de la incidencia de la pobreza y la indigencia fue discontinuada en 2013 por Cristina Kirchner y Axel Kicillof, aduciendo que tal estadística era “estigmatizante”. En el segundo semestre de 2016, el INDEC retomó el cálculo de la serie.

Desde entonces, la tasa de indigencia en Neuquén-Plottier ha pasado del 3,6% al 6,8%. En términos absolutos es el mismo incremento que el observado a nivel nacional, pero en términos relativos es considerablemente mayor. Se evidencia en ese conglomerado patagónico un deterioro en términos de acceso de la población a la CBA.

La paradoja subyacente es que, en forma simultánea, en las ciudades neuquinas consideradas se registra una reducción de la tasa de pobreza. En el primer semestre del año, la misma fue del 34,3%, 4,1 puntos porcentuales (pp) por debajo de la registrada en el semestre previo y 0,2 pp menos que al inicio de la serie. En esos mismos lapsos de tiempo, la tasa de pobreza aumentó a nivel nacional para afectar a 4 de cada 10 argentinos en la primera parte del 2023.

En Neuquén-Plottier hay una proporción creciente de hogares que logran cubrir adecuadamente sus necesidades básicas, pero también crece la proporción de hogares cuyos ingresos no alcanzan ni siquiera para alimentarse en cantidad y calidad adecuadas. Los estratos de menores ingresos y más postergados de la población local no logran una movilidad social ascendente.

En el primer semestre del año, la tasa de indigencia en Neuquén-Plottier se incrementó a una tasa cuatro veces mayor que la observada a nivel nacional.

El drama de cerca


Natalia Brizuela es la directora del SUM de Cuenca XV, el comedor comunitario más grande de la ciudad de Neuquén. Su labor solidaria la enfrenta cotidianamente a la desgarradora realidad detrás de las estadísticas. Por tal motivo, dialogó con Diario RÍO NEGRO.

Emplazado en un lote rodeado de tomas, su comedor asiste a numerosas familias carenciadas de la zona entregando de lunes a viernes cientos de raciones de comida durante el almuerzo, la merienda y la cena.

Es que un síntoma del aumento de la tasa de indigencia en Neuquén-Plottier es la mayor cantidad de personas que concurren a comedores y merenderos en busca de alimentos. Natalia relató que, si bien tras la pandemia hubo una reducción en el número de personas que concurren al SUM de Cuenca XV, “mucha gente regresó este año por necesidad, porque no tienen un trabajo estable”, y agregó que “muchos abuelos volvieron porque la jubilación no les alcanza para comer”.

Estamos sobrecargados, no nos alcanza la mercadería para la demanda que tenemos hoy.

Natalia Brizuela, directora del SUM de Cuenca XV.

“Estamos sobrecargados, no nos alcanza la mercadería para la demanda que tenemos hoy”, señaló Natalia. Por eso, y para llegar a la mayor cantidad posible de familias, en el comedor no se entrega doble ración salvo casos especiales. Y uno de esos casos alarma y duele: se asiste a niños, abuelos y madres con diagnóstico de desnutrición y con bajo peso.

El Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2022 dio cuenta de que la cantidad de habitantes del departamento Confluencia (que incluye a Neuquén-Plottier) creció muy por encima de la media del país. El que la indigencia aumente en esas ciudades a mayor ritmo que a nivel nacional puede vincularse a factores demográficos: es un conglomerado urbano de vertiginoso crecimiento poblacional, receptor de personas de otras provincias e incluso de otros países. Pero en ocasiones, las expectativas de progreso económico con que muchos arriban quedan lejos de hacerse realidad.

Labor solidaria. Muchas personas volvieron a concurrir al SUM de Cuenca XV este año. Foto: Matías Subat.

Natalia brindó un dato elocuente: el 70% de las personas que concurren al SUM de Cuenca XV hasta hace 4 años no vivían en la provincia. Afirma que muchos llegan desde Paraguay y Bolivia, pero también de otras provincias argentinas como Salta, Jujuy y Mendoza. “Van directamente a asentamientos porque vienen con una mano atrás y otra adelante, y el propio vecino que tienen nuevo en el barrio les da la dirección del comedor o los acompaña hasta acá, por la necesidad que pasan apenas llegan”, relató.

Es que no se trata solo de pobreza por ingresos, sino también de carencias estructurales. “Es gente que no tiene agua en su casa, o que consigue una garrafa de vez en cuando, que tiene luz muy precaria, que vive entre cuatro palos envueltos en un nylon, que duerme en el piso, que le falta abrigo y calzado”, contó Natalia, a la vez que hizo alusión a los crecientes problemas de drogadicción, alcoholismo y violencia de muchos vecinos de la zona.

El boom migratorio se conjuga con la crisis económica para agudizar y extender los más degradantes problemas que puede atravesar una persona.

El acelerado crecimiento demográfico es una realidad en el principal conglomerado de la Patagonia, y no se refleja únicamente en las numerosas torres de departamentos en construcción en el casco urbano. El boom migratorio se conjuga con la crisis económica para agudizar y extender los más degradantes problemas que puede atravesar una persona, una familia y una sociedad. Gente que llega atraída por el auge de Vaca Muerta es marginada luego por la falta de oportunidades.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios