Las exportaciones regionales de peras y manzanas alcanzaron mínimos históricos en 2022

Los volúmenes exportados de peras y manzanas desde Río Negro y Neuquén volvieron a caer en 2022, y alcanzaron sus menores valores en años. En el caso de las manzanas, no hay registros de niveles tan bajos. La guerra entre Rusia y Ucrania y el atraso cambiario han sido determinantes.





La ausencia de políticas específicas, los desórdenes macroeconómicos, las inclemencias climáticas y hasta factores geopolíticos confluyen para configurar una profunda crisis en el sector frutícola de Río Negro y Neuquén.

El volumen exportado de peras desde Río Negro y Neuquén se redujo un 9% en 2022 con respecto a 2021 y alcanzó las 277.536 toneladas, mientras que los envíos de manzanas de manzanas disminuyeron un 19% interanual y llegaron a las 63.924 toneladas. Los datos corresponden al mensuario frutícola del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA).

De esta manera, las cantidades exportadas de peras desde esas provincias alcanzaron su mínimo desde el año 2017, año en que se exportaron 254.617 toneladas. En el caso de las manzanas, no hay registros de tan bajos volúmenes exportados.

Las cantidades exportadas de peras desde Río Negro y Neuquén en 2022 alcanzaron su mínimo desde el año 2017, mientras que en el caso de las manzanas no hay registros de tan bajos volúmenes exportados.

Por su gran peso relativo en la canasta exportadora y por la guerra en Ucrania, Rusia ha sido determinante en estos magros guarismos. Para graficar, los envíos de peras a ese país durante el año pasado se redujeron en 26.961 toneladas cuando el volumen exportado total de peras se redujo en 26.652. En el caso de las manzanas, las cantidades exportadas a ese país se redujeron un 60% interanual en 2022 y Rusia pasó de ser el tercer destino exportador más importante de esas frutas de la región a ser el cuarto.

El atraso cambiario es otra de las causas del declive exportador, no solo frutícola, sino general. Un tipo de cambio real en niveles bajos, como el actual le resta competitividad a las producciones nacionales en los mercados extranjeros. En el caso de las manzanas, Paraguay, Reino Unido y Canadá fueron los únicos destinos en los que se verifican aumentos de los envíos. Comparando 2022 con 2021, Paraguay y Canadá son casos interesantes: el primero pasó de ser el séptimo destino en importancia a ser el tercero, mientras que las exportaciones a Canadá se sextuplicaron.

Dato

60%
Fue la caída interanual del volumen exportado de manzanas desde Río Negro y Neuquén hacia Rusia en 2022.

El panorama no es alentador, pues es esperable que las heladas tardías y las tormentas de granizo que afectaron a las plantaciones del Alto Valle en el último bimestre del año pasado repercutan en el volumen exportado de los próximos meses, problemas por los que aún hoy no hay precisiones acerca de asistencia y medidas concretas.

La demanda interna de estos productos no contribuyó a compensar la contracción en las exportaciones, pues también registró caídas interanuales en el período considerado. La buena noticia es que el volumen de peras destinado a industrialización aumentó un 5,9%, pero es una buena noticia a medias: ese incremento se explica por un mayor procesamiento fuera de la Patagonia, mientras que el que tiene lugar dentro de la región se redujo.

Por último, las exportaciones de cerezas en la temporada 2021/2022 desde Río Negro y Neuquén cayeron un 29,7% con relación a la temporada 2020/2021.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Las exportaciones regionales de peras y manzanas alcanzaron mínimos históricos en 2022