¿Por qué Río Negro muestra cuentas fiscales saneadas en medio de la crisis económica que vive el país?

Al cierre del segundo cuatrimestre del año, el presupuesto provincial muestra importantes ahorros. El control del gasto, en especial sobre la masa salarial, clave para lograr estos positivos resultados.





Los ingresos de regalías cayeron en más del 50% medido en dólares durante la última década.

Los números que muestra el presupuesto rionegrino son alentadores. Más aún si se tiene en cuenta la crisis política y económica que se vive en el país.

Hasta aquí primó la prudencia, una virtud muy poco usada en estos tiempos por los políticos que manejan nuestros impuestos.

Cerrado el segundo cuatrimestre del año, los gastos totales realizados por el Estado provincial se ubicaron en los 137.762 millones de pesos, cifra que refleja un salto interanual del 65%; poco más de 10 puntos por debajo de la inflación oficial registrada en el mismo período bajo análisis.

En el otro extremo, los ingresos totales alcanzaron los 144.540 millones de pesos mostrando un crecimiento del 67% en los últimos doce meses.

Una simple ecuación determina que al cierre de agosto la administración de Arabela Carreras muestra un superávit financiero cercano a los 6.800 millones de pesos, más del doble -en términos nominales- de los valores consolidados para este mismo período del año anterior.

Pero uno de los datos de mayor importancia en toda la estadística presentada es el resultado económico que muestra el presupuesto, que, en definitiva, es el ahorro o desfinanciamiento que reflejan las cuentas públicas de la Provincia. Este resultado sale de la diferencia existente entre ingresos y gastos corrientes. Cuando los montos de los primeros son más altos que los segundos, hay superávit. Caso contrario ocurre cuando la relación da números negativos.


En estos primeros ocho meses de 2022 las cuentas fiscales provinciales lograron un superávit corriente cercano a los 11.800 millones de pesos, 90% superior del alcanzado en este mismo período de 2021.

Teniendo en cuenta los problemas de inflación que arrastra la economía argentina hace años, los valores presupuestarios se llevaron en este informe a dólares oficiales para intentar buscar comparaciones representativas con los últimos períodos bajo análisis, ya que de mantenerse en pesos las distorsiones hace muy complicada cualquier tipo de relación. Tomando esta premisa, en lo que va de este año el resultado económico se ubicó en poco más de 81 millones de dólares (a la paridad oficial), reflejando un crecimiento -en términos reales- del orden del 35% interanual y ubicándose como el segundo más importante de los últimos diez años.


Por otro lado, la evolución de estas dos variables muestra que, en 2015, 2016 y 2020 el resultado corriente mostró números en rojo.

Otro de los datos llamativos es como ha caído el valor relativo del presupuesto medido en dólares. Tomando como referencia el año 2015, los ingresos en los primeros ocho meses de ese año habían alcanzado los 1.279 millones de dólares, tocando mínimos en 2020 (646 millones) para ubicarse este año en los 975 millones de dólares, un 25% por debajo de los máximos mencionados en 2015. Esta misma tendencia, siempre medida en dólares oficiales, es la que se observa sobre los gastos corrientes presupuestarios. Este año se ubicaron en 894 millones de dólares, un 32% por debajo del consolidado en 2015.


Año electoral


Los números para Arabela Carreras están cerrando positivamente. Pero nada garantiza que esta tendencia se mantenga en el corto y mediano plazo.

Hay tres variables que hoy miran con preocupación desde el ministerio de Economía, comandado por Luis Vaisberg.

La primera, es que se ingresa en un año electoral y, como tradicionalmente ocurre, los fondos destinados al gasto público fluyen con más fuerza que en aquellos períodos donde no está la política a la espera del voto. En estos primeros ocho meses del año, el gasto público corriente creció a una tasa del orden del 69% contra el 71% que reflejaron los ingresos, un equilibrio que difícilmente se pueda mantener para el año próximo teniendo en cuenta las demandas sociales existentes.

La segunda variable es la presión gremial que tendrá el Gobierno en los próximos meses para aumentar los actuales niveles de la masa salarial; un dato no menor cuando se observa la pérdida de participación que ha tenido esta partida en últimos diez años (ver recuadro adjunto).

Y la última variable sobre las que pone las luces de alarma el equipo de Hacienda provincial, son las tensiones macro que presenta la economía nacional, que podrían impactar de lleno en los resultados presupuestarios del año próximo con menores recursos en las arcas locales.  

Toda una incógnita para una Argentina convulsionada en materia económica y social.


Masa salarial pierde participación


Las erogaciones registradas en la partida de salarios alcanzaron, en estos primeros ocho meses el año, poco más de 84.400 millones de pesos. La cifra refleja un salto del 73% interanual, unos cuatro puntos porcentuales por encima de los gastos corrientes consolidados en este mismo período. Traducido: los salarios crecieron en mayor proporción que el gasto promedio presupuestario.

Sin embargo, la estadística oficial detalla que la partida de masa salarial esta perdiendo participación en términos nominales y relativos dentro del presupuesto.

Los datos del ministerio de Economía dan cuenta de que -medido en divisa oficial- el gasto salarial se ubicó en esta primera parte del año en los 582 millones de dólares habiendo llegado en 2015 a un máximo de 891 millones, es decir que perdió, en términos reales, un 35% entre estos dos años bajo análisis.


El otro dato que refleja el retroceso de esta partida se da cuando se la compara con los ingresos corrientes percibidos por la Provincia. Al cierre del segundo cuatrimestre de 2016 el gasto en masa salarial representaba el 75% del total de los ingresos corrientes de la administración de Alberto Weretilneck. Hoy esa relación cayó 15 puntos.

Desde el punto de vista de las cuentas públicas, un dato alentador ya que la partida de salarios públicos es muy difícil de bajar para cualquier Gobierno y tiene una incidencia directa en las crisis económicas cíclicas que sufren las Provincias cuando se observan caídas sobre sus recursos.


Pero es difícil que la historia cambie en este sentido. En los años electorales los impactos del aumento sobre la masa salarial se hacen notar meses después. Sin ir más lejos, en 2020 la participación de los salarios saltó más de seis puntos porcentuales producto de los incrementos registrados a partir del segundo semestre de 2019.  


Cambio en la matriz de ingresos


En estos últimos diez años las transferencias del Gobierno Nacional hacia las arcas rionegrinos han crecido en forma sostenida. Tomando la partida de recursos corrientes, saltaron cuatro puntos porcentuales llegando este año -al cierre del segundo cuatrimestre- a tener una participación del 64% sobre el total de estos ingresos. Es decir, dos de cada tres pesos que llegan a la administración Carreras llegan por transferencias de la administración central. 


En el otro extremo están las regalías que han perdido una importante participación entre los recursos corrientes que llegan al presupuesto rionegrino. En 2013 representaban el 10% del total de los ingresos y hoy ese indicador se desplomó a solo el 5%. 


Obra pública en niveles bajos


La partida de inversión real directa (IRD) que contempla el presupuesto está destinada a la adquisición de bienes de capital, como edificios, construcciones de obra pública o equipos que sirven para producir otros bienes y servicios. Es una partida muy importante porque es la que determina la inversión en infraestructura que destina una Provincia para su crecimiento.


Río Negro orientó en esta parte del año cerca de 7.000 millones de pesos, cifra que representa el 5% de los recursos corrientes erogados y del total del gasto consolidado. Es el indicador más bajo detrás de los números de 2014. 


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
¿Por qué Río Negro muestra cuentas fiscales saneadas en medio de la crisis económica que vive el país?