EE.UU. asegura que el misil de Corea del Norte “nos acerca a la guerra”

Los gobiernos extranjeros y los analistas estuvieron de acuerdo en que Pyongyang había alcanzado una nueva capacidad destructiva en cuanto a misiles.



El lanzamiento de un misil balístico intercontinental de Corea del Norte, que los observadores creen podría alcanzar Washington y toda la costa este de Estados Unidos, “nos acerca cada vez más” a una guerra que Estados Unidos no busca, dijo el miércoles la embajadora estadounidense Nikki Haley ante la ONU.

Haley, durante una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, indicó que si se desata una guerra como consecuencia de actos posteriores de “agresión” como el lanzamiento del martes, “desde luego que el régimen de Corea del Norte será completamente destruido”.

El gobierno del presidente Donald Trump amenazó con aplicar nuevas sanciones a Corea del Norte luego de que el gobierno puso fin a una calma de dos meses y medio con su prueba más poderosa hasta la fecha de una de sus armas.

Las recientes deliberaciones sobre las nuevas formas de castigo para Corea del Norte se llevaron a cabo después de que Pyongyang indicó que había lanzado con éxito un misil balístico intercontinental “significativamente más” poderoso y con capacidad nuclear llamado Hwasong-15. Los gobiernos extranjeros y los analistas estuvieron de acuerdo en que Pyongyang había alcanzado una nueva capacidad en cuanto a misiles.

Ya se esperaba una reanudación en las pruebas del gobierno norcoreano en busca de un arsenal nuclear de misiles que sea viable y que pueda alcanzar el territorio de Estados Unidos. Sin embargo, el poder del misil y la brusquedad de la prueba sacudieron la península coreana y a Washington.

En un comunicado gubernamental emitido a través de los medios estatales, Corea del Norte dijo que el misil Hwasong-15, el “más grande misil balístico intercontinental”, puede ser armado con una “ojiva nuclear súper larga” y es capaz de atacar “todo el territorio” de Estados Unidos.

Por su parte se supo que Alemania va a retirar a parte de los miembros de su embajada en Pyongyang en protesta por el nuevo ensayo de un misil intercontinental en Corea del Norte. El anuncio lo hizo el ministro germano de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, tras reunirse en Washington con su homólogo estadounidense, Rex Tillerson.

Sin embargo, el gobierno de Angela Merkel se niega a retirar a su embajador en Corea del Norte, como pide Estados Unidos, aclaró Gabriel. El ministerio alemán llamó a Corea del Norte a retirar también a uno de sus diplomáticos en Berlín.

China y Rusia no apoyan exigencias de la administración Trump

Datos

Rusia y China reaccionaron ayer con escepticismo ante las exigencias de Estados Unidos de aumentar las sanciones contra Corea del Norte.
La administración Trump pidió a China que deje de entregar petróleo a su vecino, a lo que el portavoz del Ministerio de Exteriores Geng Shuang respondió en Pekín que su país ya ha hecho todo lo necesario para aplicar lo sugerido por la ONU. Hay que encontrar una solución al conflicto mediante “la negociación y el diálogo”, aseguró Geng. La intervención militar no es tampoco una opción, dijo. El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, se manifestó de manera similar.

Comentarios


EE.UU. asegura que el misil de Corea del Norte “nos acerca a la guerra”