El abastecimiento eléctrico de Bariloche quedó en riesgo

Termo Córdoba (ex-SoEnergy) se declaró indisponible por falta de mantenimiento. La empresa reclama una remuneración mayor y presiona a los gobiernos rionegrino y nacional.



La usina modular que le daba a Bariloche garantía de abastecimiento en el caso de una caída del suministro desde Alicurá, quedó fuera de servicio por falta de mantenimiento. La dueña de la central, Termo Córdoba (ex-SoEnergy), aduce que dejó de invertir en las instalaciones por falta de una tarifa acorde y que ahora la planta no está en condiciones de entrar en generación. Si hubiera un corte en la línea de alta tensión, la ciudad no tendría como suplir la energía caída.

Pero hay algo más inquietante: desde mayo hasta ahora esta central generó todos los días, aunque fuera unas horas, para sostener la potencia que la línea que llega desde Alicurá no podía garantizar. Ello, con dos propósitos: cubrir la oferta necesaria y evitar que la sobrecarga de las instalaciones provoque una falla.

La potencia nominal de la línea de alta tensión es de 60 MW pero por pérdidas en la red llega bastante menos, dijeron fuentes del mercado. Y la demanda varias veces ha llegado a 62 MW.

Edgardo Bruscaglia, director Desarrollo de Negocios de Termo Córdoba, le dijo a “Río Negro” que suspendieron hace tiempo el mantenimiento de los 22 módulos que conforman la central, de una potencia total de 20 megavatios (MW), instalados en la zona de la estación transformadora de La Paloma. Los equipos funcionan a gasoil.

“Cuando llega a determinada cantidad de horas de funcionamiento sin el adecuado mantenimiento”, la entrada en generación se transforma en un riesgo, dijo Bruscaglia.

La planta tenía un contrato que le garantizaba una remuneración base de 14.000 dólares por MW por mes puesto a disposición. Ese acuerdo venció y entonces sólo se le reconoció la mitad.

La nieve cambió el paisaje de la central en la mañana del miércoles. Foto:Chino Leiva

Quebrado
Bruscaglia dijo que ahora la remuneración es de entre 3.500 y 4.500 dólares por MW. “Estamos en una situación de quebranto, pero por ahora los equipos se quedan en Bariloche”, advirtió.

Federico Lutz, gerente de la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB), dijo aun no fueron notificados, aunque se enteraron de que la planta dejó de esta disponible el lunes. “Debemos esperar”, añadió.

Bruscaglia informó que del tema ya están al tanto los máximos funcionarios del área de Energía de la provincia, Sebastián Caldiero y Andrea Confini, y el presidente del ente regulador, Néstor Pérez.

La semana pasada hubo una reunión de las partes con el secretario de Recursos Renovables y Mercado Eléctrico de la Nación, Juan Garade, en la que se analizó la delicada situación del suministro eléctrico en Bariloche.

La CEB tenía dos usinas térmicas, Puerto Moreno y Pechón, que funcionaban como reserva fría (estaban listas para generar en caso de un corte de suministro) y eran sostenidas con la tarifa que pagan los barilochenses, pero el ente regulador autorizó hace cuatro años que salieran de servicio por obsolescencia.


Comentarios


El abastecimiento eléctrico de Bariloche quedó en riesgo