El artista neuquino que se mete en casa de los famosos

Matías Montanaro se inició en las artes plásticas de casualidad y tan solo tres años después logró encontrarle la veta económica, además de descubrir su verdadera vocación.



Con 27 años tomó el desafío de aprender a pintar. Practicando una técnica específica hizo un retrato de Pampita y con la fuerza de las redes sociales, viajo a Buenos Aires a entregarle el cuadro a la famosa modelo y conductora.
Es Matías Montanaro, neuquino de pura cepa, que pensaba –hasta hace poco– que su vida iría ligada a los negocios inmobiliarios. Es martillero público y siempre trabajó en ese área, pero hace tres años la mamá de una amiga (Irene Mosiuk) le insistió para que tome clases de pintura en su taller, lo hizo y no se arrepintió. Es más ahora piensa que el arte puede transformarse en su vida: “es para donde estoy apuntando el barco”, subrayó.
Y agregó: “Siempre me he dedicado a la inmobiliaria y al comercio, pero desde que comencé con el arte y desde que se me han abierto muchísimas puertas, es cada vez más el tiempo que le dedico al arte que a mis otras actividades”.


Montanaro usa su cuenta de Instagram (@montanaroartist) como una vidriera para mostrar su arte. La interacción en la red social fue la clave de su reconocimiento.



Es que según Matías “cuando uno hace lo que lo hace feliz y le apasiona, verdaderamente no se toma como un trabajo, y si eso encima te da un rédito económico para vivir dignamente, me parece que no se puede pedir nada mas”.
Él cada vez engrosa más su lista de contactos, cada vez hace más obras a pedidos de famosos y “no famosos”, pero también lanzó hace un tiempito una línea de accesorios y gorras en los que aplica sus obras de arte. “Ha tenido mucha aceptación en mis seguidores y es otra forma de monetizar el arte”, señaló el joven artista al respecto.


La línea “Montanaro” –como decidió llamarla– se puede conseguir por mensajes privados de Instagram o también en la cervecería/barbería del Alto Comaue Shopping.


Casualidad o causalidad aquello que nació como la respuesta a una invitación o la búsqueda de un nuevo hobbie, acabó o está por convertirse en un modo de vida.
“En mi vida me hubiese imaginado pintando, como cualquier chico podía hacer bocetos o dibujar en un papel pero no más que eso. Un día en una comida, la mamá de una amiga de toda la vida, que es profe de pintura, me dijo que siempre tenía ideas muy lindas y que tenía que ir a pintar. Ella me invitó a su taller, me comenzó a enseñar y ahí empecé a pintar con ella. Me enseño todo lo que se hoy y ahí descubrí que me apasionaba y que era algo espectacular”, rememoró el artista sobre sus primeros pasos que luego lo llevaron a ser reconocido en el ambiente de las celebrities.

Fue todo sin buscarlo, yo soy una persona muy creyente en las leyes universales y creo que cuando tiene que ser sucede”,

confió el joven artista neuquino que ya pintó para un gran puñado de famosos


Además de darse cuenta que la pintura era algo que realmente le gustaba, también Matías se dio cuenta que al resto le gustaban sus obras. “Me di cuenta que a la gente le gustaba lo que yo hacía, y le gustaba sinceramente y no por ser obsecuente. Empezaron a invitarme a muestras y después surgió lo de Pampita”, señaló el joven que ya hizo cuadros para personalidades como Vicky Xipolitakis, Santiago del Moro y la reconocida Dj Puli Demaría, pero que no detiene su marcha allí.
Ahora está haciendo un obra para el diseñador de modas Santiago Artemis y tiene algunos proyectos en marcha de los que aún no puede dar muchos detalles.
“Una cosa fue llevando a la otra y así se me fue poniendo el mote de artista de las celebrities, otras celebrities lo vieron en los Instagram de otros y se comunican. Además la gente no famosa, por así decirlo, ve que un famoso tiene tu obra y se contacta y esa es otra parte linda del mercado del arte, de la gente que se interesa”, confió el joven neuquino que no tiene pensado abandonar la ciudad para continuar con su carrera artística a pesar de ser más reconocido en la gran capital.
“Yo acá en la zona no tuve apoyo, a mi todo lo que me sucedió fue en Buenos Aires y soy más conocido allá que acá en Neuquén. Recién ahora que, por ahí te ven que te están mirando en Buenos Aires, se empiezan a abrir puertas acá en Neuquén”, se sinceró.
Sin embargo, aseguró: “Neuquén me gusta mucho, en Buenos Aires está todo, esta el movimiento, está la movida, pero yo nací en Neuquén y me gusta más la tranquilidad, el caos de Buenos Aires lo sufro y extraño lo tiempos de Neuquén. Mi ideal sería establecerme acá en Neuquén y viajar cuando salen exposiciones o eventos”.
A sus obras nunca les falta color y son una extraña y placentera mezcla de técnicas. Es que, como el mismo lo señaló, su arte es “Mix medium”.
“Significa muchas técnicas aplicadas dentro de una obra. Dentro de eso me gusta mucho lo abstracto pero con algo figurativo. Me gusta mezclar desde un estilo clásico pero con un toque más moderno o pop art, me gusta que sea irreverente”, destacó Montanaro sobre el arte que lo define.

Ahora, a pintar los billetes de $5

Matías Montanaro será parte del proyecto artístico para intervenir los billetes de cinco pesos, que en poco tiempo saldrán de circulación.
Se trata del proyecto “#Dameesos5” encarado por la ONG Haciendo Lío, liderada por José Ignacio Bergoglio, sobrino del Papa.
“El sobrino del papa propuso artistas que intervengan billetes de 5 pesos con su arte, después se envían a diferentes agencias en Buenos Aires que los enmarcan, se exponen y después se van a subastar online, y todo el dinero de esa subasta se va a derivar con fines solidarios a distintas fundaciones”, explicó el neuquino que fue invitado a participar.


Comentarios


El artista neuquino que se mete en casa de los famosos