El Banco Central Europeo sale a comprar deuda

La entidad financiera no especificó a qué países corresponden esos pasivos.





FRANKFURT (Télam).- El Banco Central Europeo (BCE) compró la semana pasada bonos de países con problemas de deuda por un valor de 22.000 millones de euros, según se confirmó ayer fuentes de la entidad desde la ciudad alemana. La entidad no especificó a qué países corresponde la deuda adquirida, pero la semana pasada había indicado que podría comprar títulos de España e Italia, para frenar los ataques especulativos contra esos países. La operación en los mercados secundarios es la primera desde febrero pasado. Ha adquirido bonos de Grecia, Portugal e Irlanda, a los que ahora se supone que se sumaron bonos españoles e italianos. El banco reacciona así a la escalada de la crisis de deuda en diversos países del euro a principios de agosto, según publicó la agencia de noticias DPA. “Nunca hemos dicho que el programa estuviera inactivo”, había señalado el presidente del BCE, Jean Claude Trichet, tras la reunión del consejo de gobierno de la entidad el 4 de agosto último. “Estamos actuando en el mercado secundario. Pero no diré qué estamos comprando”, confirmó la semana pasada. La prensa española señalaba desde hace días que el BCE estaba comprando ya bonos españoles e italianos en los mercados secundarios. La idea generó las críticas de diversos expertos y el rechazo de países como Alemania, Holanda y Luxemburgo. Sin embargo, también logró rebajar el interés de los títulos de España e Italia, ahora levemente por debajo del 5%, tras superar el 6% a principios de mes. Según algunos operadores de los mercados, el BCE compró la semana pasada deuda de España e Italia y el 4 y 5 de agosto bonos soberanos de Portugal e Irlanda. Hasta ahora el BCE ha adquirido deuda pública de la zona del euro por valor de 96.000 millones de euros. La cantidad semanal más alta de deuda adquirida hasta ahora fue de 16.500 millones de euros, en mayo de 2010 cuando los mercados penalizaban a Grecia. El BCE decidió mantener el programa de compra de deuda pública para ayudar a los países que atraviesan dificultades de financiación pese a la oposición del presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, y el economista jefe del BCE, el también alemán Jürgen Stark. El BCE ha sido muy criticado por adquirir deuda soberana de España e Italia desde el lunes de la semana pasada, si bien esta intervención ha contribuido a bajar la rentabilidad de los bonos a diez años de estos dos países. El presidente francés, Nicolas Sarkozy -el mismo que dijo en una reunión del G-20 aquello de “vamos a refundar el capitalismo”-, aseguró la noche del pasado jueves que el fondo de rescate europeo será una suerte de embrión del Fondo Monetario Europeo. La Eurozona ha aumentado así el poderío y la flexibilidad de ese fondo: puede comprar deuda en los mercados como un inversor más, presta dinero a los países con problemas a un tipo de interés más asequible y a plazos más holgados, actúa como cortafuegos al apoyar a la banca si es necesario. Y tiene incluso potestad para acometer “acciones preventivas”, un término bélico para poner de manifiesto su poder de disuasión: si la UE detecta que los inversores están atacando la deuda de algún país, tiene capacidad para entrar en el mercado y arrinconar así a los especuladores.

La prensa española señalaba desde hacía días que el BCE estaba comprando bonos.


Comentarios


El Banco Central Europeo sale a comprar deuda