El 'Bicho' picó mortalmente al 'Millonario'

Con esta caída Ríver concluyó una semana para el olvido. Argentinos le ganó bien y quedó a un punto del "Santo".



BUENOS AIRES (DyN) – Ríver Plate concluyó de la peor manera una semana negra por donde se la mire al caer por un incuestionable 2-0 ante Argentinos Juniors y perder el invicto, en un partido en el que volvió a quedar al descubierto su fragilidad defensiva.

Los “Bichos” picaron muy fuerte a Ríver y estos terminaron de redondear la segunda derrota de Ríver en la semana, iniciada con aquella dolorosa caída 3-0 ante Cruzeiro, por la Copa Mercosur y la Recopa.

Inconexo y falto de potencia, Ríver ofreció una imagen muy desdibujada, luego de un primer tiempo en el que se vio desbordado por su juvenil y entusiasta rival y de una segunda etapa en la que no supo encontrar las respuestas ofensivas necesarias para modificar el resultado.

Cuando estaban 0-0, el delantero de Argentinos Eduardo Bennet desvió un penal, mientras que, ya con la chapa 1-0, Leonardo Ramos desperdició la oportunidad de lograr el empate al pegar en el palo otro disparo desde los doce pasos.

Ríver, que llevó una multitud al estadio de Ferro, donde Argentinos juega como local, afrontará ahora tres semanas clave, ya que primero recibirá al entonadísimo Vélez, luego visitará al necesitado Gimnasia y Esgrima de Jujuy y posteriormente jugará el superclásico ante Boca, en el “Monumental”.

Argentinos ejerció el control de la pelota durante el ochenta por ciento del primer tiempo, al principio sin lograr profundidad y a medida que pasaron los minutos generando llegadas de riesgo, ante un River que no lograba hacer pie en el mediocampo.

Incontrolable, Federico Insúa comandaba la mayoría de los ataques y distribuía el juego para los incisivos Zagharian y Bennett, quien a los 18 tiró al lado del palo derecho el penal que Roberto Bonano le había cometido innecesariamente a Zagharian.

Con Aimar eclipsado por Herrón, el conjunto dirigido por Díaz dependió casi exclusivamente de los destellos de Saviola, a quien le cometieron el penal que Ramos impactó en el palo izquierdo.

A esa altura, Argentinos ya ganaba por el gol de Zagharian, quien ingresó sólo por el centro del área y definió ante Bonano, al cabo de una de las tantas desinteligencias del fondo “millonario”.

El desarrollo se modificó en el segundo tiempo, porque Ríver, obligado por la desventaja, inclinó la cancha, favorecido por la decisión de Argentinos de ofrecerle la pelota y el campo.

En el arranque, Raúl Sanzotti se lució al taparle una entrada franca a Saviola, a quien el balón comenzó a llegarle con mucha menor asiduidad.

Con Ríver jugado en ofensiva, Bonano y Mario Yepes cometieron una desinteligencia imperdonable, que Osorio se encargó de aprovechar para definir con el arco libre y dejar al equipo de Núñez sin invicto pero con muchas dudas.

Los jugadores fueron muy duros

Los jugadores de Ríver consultados tras el partido fueron todavía más duros en la autocrítica que su entrenador Ramón Díaz.

El capitán Leonardo Astrada, uno de los pocos que se salvó del “incendio”, manifestó que “Argentinos Juniors fue muy superior y nos superó en todo momento, que quieren que les diga”.

“No me importa haber perdido el invicto, me importa sencillamente haber perdido, o no haber ganado. Pero que quede claro que enfrentamos a uno de los equipos que mejor juega al fútbol en la Argentina, así que no perdimos ante cualquier rival como se dice por ahí”, analizó.

El arquero internacional Roberto Bonano tampoco tuvo dudas al asegurar que Argentinos “jugó muy bien y mereció la victoria”.

Sobre su gruesa falla en el segundo error se limitó a decir: “fue una equivocación, una pena. No pensé que me ocurriría esta situación. Es una lástima porque me viene a ocurrir en el momento menos oportuno, ya que el equipo estaba rindiendo bien y con grandes posibilidades de quedar solo en la punta del torneo”.

El zaguero Leonardo Ramos confesó que se iba a su casa “muy caliente porque perdimos. Así que no quiero decir nada y que luego me tenga que lamentar” en tanto que el volante Leonel Gancedo expresó que “Argentinos supo manejar la pelota y ahí estuvo la clave”.

Ramón no dramatiza

Ramón Díaz aceptó que Ríver Plate “jugó mal y perdió merecidamente” frente a Argentinos Juniors, pero, lejos de dramatizar esta dura derrota que completó una semana catastrófica, consideró que el nuevo traspié “debe ayudarnos para seguir creciendo y para eso queda tiempo y posibilidades”.

Díaz sostuvo que el inteligente planteo de Argentinos Juniors, que incluyó una eficaz marca a fondo de los jugadores más peligrosos de Ríver, Saviola, Aimar y Angel, constituyeron la clave de la inesperada derrota.

“Argentinos por momentos fue superior, supo manejar la pelota y la persecución que le hizo a Aimar y Saviola nos dejó sin el fútbol y la contundencia necesarias”, refirió.

En cambio, agregó que Ríver “abusó del pelotazo, estuvo impreciso, no pudo manejar la pelta y para colmo nos equivocamos en un gol, erramos un penal y desperdiciamos dos mano a mano. Pero esto no es excusa, porque Argentinos ganó bien, fue muy correcto. Este resultado demuestra que el campeonato argentino se está poniendo muy duro para todos los equipos”, sentenció.


Comentarios


El 'Bicho' picó mortalmente al 'Millonario'