El comercio en Bariloche se reinventa con la crisis

Hay un 15% menos de altas de comercio. El sector busca reconvertirse o mudarse a lugares más económicos. Un alquiler en calle Mitre llega a costar 100.000 pesos.



Los comercios adheridos al Bariloche Sale suman más de 100. Archivo

Los comercios adheridos al Bariloche Sale suman más de 100. Archivo

El comercio en Bariloche se reinventa con la crisis económica. Nuevos locales abren, cierran, los comerciantes se trasladan o cambian de rubro.

En los últimos meses, afloran los comercios vacíos en puntos estratégicos de la ciudad. Algunos vuelen a ocuparse en la temporada; otros continúan vacíos. Según datos de la Dirección de Inspección General de Bariloche, entre enero y julio del 2018 hubo 453 altas comerciales en la ciudad y 421 bajas de habilitaciones, contra 381 altas y 312 bajas en el mismo período este año.

Pese a la caída de las altas comerciales -que alcanza el 15% en relación al año anterior-, Sandra Pozas, directora de Inspección General, reconoció que “el sector comercial siempre se sostiene. Aun con esta crisis. Con la temporada, se llega a compensar un poco la situación de crisis”.

Advirtió que “el impuesto municipal es más económico que Rentas de la provincia o Afip. El problema también es la especulación de los propietarios porque por el alquiler de un local chico en calle Onelli piden 30 mil pesos”.

Referentes del sector inmobiliario admitieron que hay locales en la calle Mitre que se alquilan hasta 100.000 pesos.

“La gente cambia mucho la parte céntrica. Onelli, por ejemplo, está superpoblada. El sector comercial se disemina mucho por todo Bariloche. Abren comercios en calles en las que ni imaginábamos que podía haber actividad”, advirtió la funcionaria municipal.

Destacó que “las despensas de barrio son el rubro que más crece y sobrevive a cualquier crisis”. “También la pata turística: la gente que tiene un patio y puede construir, construye un departamento y luego, lo habilitan para alquilarlo. Los locales que recargan growlers de cerveza también es otro rubro que viene creciendo”, destacó Pozas.

Con la mirada puesta en la crisis económica, la titular de Inspección General explicó que ya hubo una reunión con los funcionarios de Desarrollo Económico para poner en marcha las ordenanzas que regulan las cocinas domiciliarias (destinada a quienes elaboran viandas), las despensas comunitarias y la elaboración de cerveza artesanal en pequeñas cantidades.

Un 46% menos de argentinos en Chile

La Cámara de Comercio de Osorno, Chile, manifestó su preocupación por la caída en las ventas a raíz de la baja afluencia de público argentino en los últimos meses, a través del paso Cardenal Samoré.

“Entre el primero de enero y el 13 de julio, registramos un 46% menos de visitantes argentinos en nuestra zona. Esto ha incidido fuertemente en nuestros comercios, hoteles y establecimientos gastronómicos”, admitió Juan Horacio Carrasco, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias, Servicios y Turismo de Osorno, a Río Negro.

La caída de visitantes argentinos comenzó a registrarse hace ya un año y se agudizó en el 2019 a raíz de la estampida del dólar. Desde la entidad chilena, también lo atribuyeron al “corte de suministro de agua potable en Osorno por más de una semana y al corte de la ruta 40” que une Bariloche y Villa La Angostura debido a derrumbe.

De acuerdo a datos aportados por la Delegación de Migraciones Bariloche, en julio se registraron 17.636 salidas al país limítrofe por el paso Cardenal Samoré cuando en el mismo mes del año pasado, hubo 26.505 egresos.

“No fue solo la última variación que tuvo fuerza. Desde el año pasado, me preguntan a dónde están los hermanos argentinos. Y esto va a seguir en la misma tónica. Los últimos viajes a Chile he notado que en Samoré ni siquiera hay cola. Los buses pasan por Mamuil Malal pero a la gente se le hace muy largo el viaje”, expresó el cónsul de Chile en Bariloche, Diego Velasco.

Respecto a la caída de las ventas, Carrasco enfatizó que “en los productos que eran altamente consumidos por turistas argentinos están los electrónicos, los teléfonos celulares y los servicios turísticos y gastronómicos”.


Comentarios


El comercio en Bariloche se reinventa con la crisis