El deporte prepara otro regreso en Neuquén y Río Negro

Con el deporte amateur desarrollándose en buena parte de la región, las competencias oficiales preparan un nuevo regreso, aunque la situación sanitaria puede cambiar decisiones de un momento a otro, como ocurrió durante toda la pandemia.

Las actividades deportivas que más gente mueven están muy cerca de otra vuelta en medio de la segunda ola de la pandemia. La merma en el aumento de casos y el consecuente regreso a las aulas en la mayoría de los niveles, invitan a pensar que las competencias oficiales también se podrán reactivar.

En Neuquén y Río Negro la situación sanitaria no es homogénea, pero es un hecho que la mayoría de los clubes volvieron a funcionar en las últimas semanas y los entrenamientos llevan varios días en distintas disciplinas.

No todos los deportes son iguales, ya que una cosa es la práctica al aire libre y otra en espacios cerrados. Tampoco movilizan a la misma cantidad de público y en ese sentido es muy significativo lo que ocurre con el fútbol y el automovilismo.

La primera novedad la dio la Liga Deportiva Confluencia, que tras una reunión de dirigentes la semana pasada, determinó una posible fecha de regreso con la idea de finalizar el torneo que quedó a medias en mayo.
A ese certamen Apertura le faltan tres jornadas de la etapa regular, cuartos, semi y final. Incluso avanzó la idea de que los equipos que queden afuera de los cruces disputen otro campeonato para no perder ritmo.

Para concretar el retorno se necesita el visto bueno y el apoyo del gobierno provincial, que se comprometió a realizar un aporte de 800 mil pesos para repartir entre los clubes con el objetivo de afrontar gastos destinados a la aplicación de los protocolos contra el coronavirus.


La vuelta de las clases presenciales en distintos niveles alienta a los directivos a ser optimistas respecto de una posible reanudación.

Una semana después de que en la Confluencia pusieran fecha tentativa, se agita el avispero en Lifune.
Si bien en Neuquén todavía no hay entrenamientos, el presidente Juan Carlos Lucumán reconoció a Río Negro que están en conversaciones con las autoridades provinciales para poder volver a competir.
El Ministro de Deportes es Luis Sánchez, que dejó de ser titular de la Liga hace muy poco tiempo y sigue en contacto con el resto de los referentes.

Lifune dejó de jugar en mayo cuando se venían los octavos de final de la Copa Neuquén en sus distintas ramas: primera, femenino y formativas. El miércoles que viene habrá reunión entre representantes de los clubes para buscar alternativas de cara a una posible continuidad.
Cabe mencionar que el regreso a la competencia no sería inmediato en la Liga Neuquina, sino que se dejarían pasar unos días de entrenamientos y luego se avanzaría con los partidos oficiales.

Ayer el secretario de Cultura, Deportes y Actividad Física de Neuquén Capital, Mauricio Serenelli, informó que las competencias se permitirían recién en agosto, por lo cual ya se trabaja para volver.

No es menor que el fútbol amateur esté jugándose, al menos en forma de amistosos, en varias ciudades de la región como pasa en Roca.

La última nota respecto a los regresos la dio el automovilismo con el Turismo Carretera. La ACTC confirmó que tiene en agenda a Viedma y Centenario para que formen parte del calendario esta temporada.
Ambas están entre las posibles sedes para alguna de las pruebas de la Copa de Oro en la categoría más popular del automovilismo argentino. Eso todavía no tiene fecha tentativa pero se daría dentro de varios meses.

La última vez que recibieron al TC fue en 2020, antes de la irrupción de la pandemia. Centenario estaba estipulada como sede de la definición pero la situación sanitaria obligó a cambiar esos planes.

En el plano regional se conocieron en las últimas horas varias novedades. El domingo (27/6) vuelve el Karting con caja en el autódromo de Roca, misma ciudad en la que regresará la Monomarca Gol el 4 de julio. La Fórmula Reginense también lo haría la semana siguiente en General Godoy y el rally probablemente en Regina.

El gran punto de las competencias es si se podrán llevar a delante con público o no, ya que para esa decisión es fundamental tener en cuenta el aspecto epidemiológico de la región y la capacidad para aplicar los protocolos contra el coronavirus. En el mismo sentido, el aforo es fundamental para costear eventos deportivos en medio de la profunda crisis económica.

El regreso de estos eventos abren otras puertas como la de las pruebas atléticas que también vieron paralizada su actividad, como el resto de las disciplinas. En Roca, la Doble Apolo se haría el 10 y 11 de julio.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


El deporte prepara otro regreso en Neuquén y Río Negro